Vivas a los Mineros asturleoneses y sus familias, y solidaridad contra el futuro de pobreza y decadencia que les han impuesto.

La lucha de los mineros y todo su entorno frente a la agresión contra sus medios de vida y al robo de su patrimonio, es el ejemplo a seguir.

EL FONDO DE RESISTENCIA para los mineros en esta cuenta:   0182 2370 43 0201528433 (BBVA)


No se dejarán atropellar sin presentar resistencia como han hecho siempre, un ejemplo de respuesta colectiva ante los problemas que todos compartimos, el valor de enfrentar a un agresor tan poderos, y el conocimiento de clase que les permite hacer frente organizados y eficaces,  guió las luchas pasadas.
En realidad es la única forma de rebelarse que tiene alguna posibilidad de éxito y tod@s deberíamos seguir su ejemplo que permitió en luchas pasada conquistar todos los derechos y bienestares que nos dejamos arrebatar con docilidad pasmosa.Hay que apoyar su lucha con la nuestra y si no tenemos su valor, al menos con nuestra comprensión y apoyo.
__________
Trabajadores y sindicalistas ingleses de la industria del carbón recaudarán fondos para las familias

de los mineros de Asturias, Aragón y
León.

Hace 30 años, cuando se desmanteló la industria del carbón en Reino Unido, había trabajo para 200.000 mineros. En su lugar, sólo queda el desempleo masivo, la pobreza, la exclusión social y la decadencia. A este futuro se enfrentan los mineros españoles si son derrotados.

http://www.publico.es/espana/436751/exmineros-ingleses-se-unen-para-ayudar-a-los-huelguistas-espanoles

De Inglaterra están llegando mayores muestras de solidaridad. Ayer, un grupo de ex mineros ingleses anunció que va a recaudar dinero para apoyar a las familias de los huelguistas españoles, una iniciativa que también contó con el respaldo del cineasta Ken Loach.

ésta es una huelga muy importante, ya que es la primera huelga indefinida de una sección de la clase trabajadora europea contra las medidas de austeridad... el ejemplo de los mineros españoles es una inspiración para todos nosotros.

Cunningham, desde su óptica de minero veterano, valora el apoyo mutuo por encima de todo. “Cuando eres minero, la solidaridad es tan importante como el aire que respiras. Cualquiera que rompe con esta tradición es un esquirol, peor que una mierda de perro”.

http://www.publico.es/espana/436883/no-hemos-olvidado-el-maravilloso-apoyo-de-los-mineros-espanoles

__________

Carta de un minero asturiano

“…Pero parece que ahora cuesta trabajo hasta pedir ayuda a los demás.Apoyarnos unos a otros es fundamental, pero lo que hacemos sin embargo es lo contrario y así los de arriba siempre jugaran con ventaja.

Si todos los trabajadores españoles estuviesen tan unidos como los mineros, los gobernantes de este país se lo pensarían mucho antes de hacernos recortes como los están haciendo, os lo puedo asegurar.

...Quitar la palabra “miedo” ó la frase “total para lo que va a servir” de vuestras mentes y tomar el control de vuestro futuro.”

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/22307-carta-de-un-minero-asturiano.html

Mujeres del carbón: No nos quedaremos quietas mientras nos roban el pan

Mineros del pozo Sotón

Homenaje a los mineros

YA NOS LO HAN CENSURADO

Anuncios

Documental: Las corporaciones, Brazos del capitalismo que saquean, destruyen y acaparan todas las cosas de este mundo.

Privatización significa que todos los bienes y servicios, sean cuales sean, continuarán siendo mantenidos, cuidados, trabajados por la comunidad, con sus impuestos o su propio trabajo, pero todos los beneficios caerán en manos privadas, y la gestión será privada, eso significa que el criterio de actuación no será una óptima conservación, un mejor servicio o cuidado y conservación, sino única y exclusivamente un saqueo sin medida de todos ellos, un máximo beneficio a cualquier precio.

___________________________

The Corporation’ es un documental dirigido por Mark Achbar y Jennifer Abbott a cerca del mundo empresarial psicopático.

Está basado en el libro con el título ‘La Corporación, la persecución patológica del beneficio y el poder’, de Joel Bakan.

 La linea argumental consiste en dar por válida la hipótesis legal por la cual una empresa es “una persona” con derechos y obligaciones Los jueces del capitalismo otorga unos derechos al Capital y a la Propiedad en detrimento de las personas.

A las empresas se les otorgaron derechos como si fueran personas inmortales, personas diseñadas por la ley para que solo se preocupen de sus accionistas y no del resto de las personas que no ha dado su consentimiento, ni puede participar de las condiciones, paguen las facturas por su impacto en la sociedad.  “No tiene alma que salvar ni cuerpo que encarcelar” y solo tienen un propósito: los resultados, hacer la mayor cantidad de dinero en el plazo más corto posible.

“Dejemos que se ocupen otros…” es el medio para que las corporaciones fructifiquen, por aceptar que otros se ocupen y nos arrebaten el derecho a intervenir en los asuntos de nuestra vida. Y las corporaciones se ocupan de todo hasta que no quede ni una gota de vida.

La segunda hora comienza con el análisis de la privatización de los bienes naturales, es decir de lo común, por medio de leyes y patentes que ellos mismos proclaman y la privatización de las instituciones públicas.

Michael Walker, dr. ejecutivo del Fraser Institute: “Queremos que todo el universo, toda la tierra sea propiedad privada, pero no cualquiera, sino un grupo que tenga interés en mantenerlos”

Manipulación mental para que las corporaciones sean aceptadas y la gente compre sus productos, l@s niñ@s son su principales víctimas.

Richard Grossman, POCLAD. “Las corporaciones no anuncian productos en particular, lo que anuncian es una forma de vivir, un forma de pensar, una historia de lo que somos como gente y de cómo llegamos hasta aquí y de cual es el origen de nuestra, así llamada, libertad”

La gestión de la percepción: Décadas y décadas de propaganda nos han enseñado a pensar de una determinada manera, respecto a las corporaciones nos hacen pensar que son indispensables y de alguna forma, extraordinariamente eficientes y que son las responsables del progreso y la buena vida.

“Se vendes a sí mismos, venden su dominio, venden sus reglas, están creándose una imagen que nos  invade y van re estructurando la gestión pública y accediendo a los fondos públicos sin que lo percibamos, solo vemos su fachada bonita”


EL DERECHO A LA PEREZA -Paul Lafargue. “Para el español, en quien el animal primitivo no está atrofiado, el trabajo es la peor de las esclavitudes. Hay un proverbio español que dice: “Descansar es salud”.(1848)

 

“Seamos perezosos en todas las cosas, excepto al amar y al beber, excepto al ser perezosos”. Lessing

EL DERECHO A LA PEREZA-Paul Lafargue

-Paul Lafargue y Laura Marx

Refutación del derecho al trabajo de 1848

1       Un dogma desastroso.

Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de los países en que reina la civilización capitalista. Esa locura es responsable de las miserias individuales y sociales que, desde hace dos siglos, torturan a la triste humanidad. Esa locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda del trabajo, que llega hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su prole.

En la sociedad capitalista, el trabajo es la causa de toda degeneración intelectual, de toda deformación orgánica.

Cuando en nuestra Europa civilizada se quiere encontrar un rastro de la belleza nativa del hombre es preciso ir a buscarlo en las naciones donde los prejuicios económicos no han desarraigado aún el odio al trabajo. España, que, ¡ay!, también va degenerando, puede aún vanagloriarse de poseer menos fabricas que nosotros prisiones y cuarteles… y nuestro corazón se estremece oyendo al mendigo, soberbiamente arropado en su capa agujereada, tratando de amigo a los duques de Osuna.

Para el español, en quien el animal primitivo no está atrofiado, el trabajo es la peor de las esclavitudes. Al igual que los griegos de la gran época que no tenían más que desprecio por el trabajo: solamente a los esclavos les estaba permitido trabajar; el hombre libre no conocía más que los ejercicios corporales y los juegos de la inteligencia.

Hay un proverbio español que dice: “Descansar es salud*

2       Bendiciones del trabajo.

 Los hijos de los héroes de la época de la Terreur se han dejado degradar por la religión del trabajo hasta el punto de aceptar, en 1848, como una conquista revolucionaria, la ley que limitaba el trabajo en las fábricas a doce horas por día!

Proclamaban como un principio revolucionario el derecho al trabajo.

Solamente esclavos podían ser capaces de semejante bajeza.

El mismo trabajo que en junio de 1848 reclamaron los obreros con las armas en la mano, lo han impuestos ellos a sus familias.

¡Vergüenza para los proletarios!

¿Dónde están! aquellas comadres osadas, alegres y amantes de la diva botella, de quienes hablan nuestras fábulas y nuestros viejos cuentos? ¿Dónde están aquellas mujeres despreocupadas, siempre tratando, siempre cocinando, siempre sembrando la vida, generando la alegría, pariendo sin dolor hijos sanos y vigorosos? ¡Hoy tenemos a las niñas y las mujeres de las fábricas, enfermizas flores de colores pálidos, de sangre descolorida, de estómago arruinado, de miembros languidecidos!… El placer robusto es para ellas desconocido y no sabrían contar alegremente cómo salieron del cascarón.

Nuestro siglo —dicen— es el siglo del trabajo. En efecto, es el siglo del dolor, de la miseria y de la corrupción.

une petroleuse después de la caída de la comuna de París

¡Oh, miserable aborto de los principios revolucionarios de la burguesía!

¡Oh, lúgubre presente de su dios Progreso!

«Las naciones pobres son aquellas en que el pueblo vive con comodidad; las naciones ricas son aquellas en que, por lo regular, vive en la estrechez.»

«Los trabajadores, al cooperar con la acumulación de capitales productivos, contribuyen por sí mismos al| acontecimiento que, tarde o temprano, deberá privarles de una parte de sus salarios.»

Trabajad, trabajad, proletarios, para aumentar la fortuna social y vuestras miserias individuales; trabajad, trabajad para que, haciéndoos cada vez más pobres, tengáis más razón de trabajar y de ser miserables. Tal es la ley inexorable de la producción capitalista.

Los proletarios, atrofiados y embrutecidos por el dogma del trabajo, no comprenden que la causal de su miseria presente es el sobre trabajo que se impusieron en los tiempos de pretendida prosperidad

En vez de aprovecharse de los momentos de crisis |para una distribución general de los productos y para un goce universal, los obreros, muriéndose de hambre, van a golpear con sus cabezas las puertas de las fábricas.

Si las crisis industriales suceden a los períodos de sobretrabajo tan fatalmente como la noche al día, arrastrando consigo el desempleo forzoso y la miseria sin salida, también producen la bancarrota inexorable.

Mientras el fabricante tiene crédito, alienta sin cesar la pasión del trabajo, acumulando deudas sobre deudas para proveer de materia prima a sus obreros. Hace producir sin pensar que el mercado se satura, y que, si sus mercancías no llegan a venderse, sus pagarés llegarán al vencimiento. Acorralado, va a implorar al judío…«Un poquito de oro haría mejor mi negocio — responde el Rothschild

Los capitales abundan como las mercancías. Los financieros no saben ya dónde colocarlos, y van, por eso, a las naciones felices que gandulean al sol fumando tranquilamente, a construir ferrocarriles, a erigir fabricas, a importar la maldición del trabajo.

Estas miserias individuales y sociales, se desvanecerán, cuando el proletariado diga:

«Yo lo quiero.»

 Pero para que llegue a la conciencia de su fuerza es necesario que el proletariado pisotee los prejuicios de la moral «cristiana», económica y librepensadora; es necesario que vuelva a sus instintos naturales, que proclame los Derechos a la pereza,

Que se obligue a no trabajar más de tres horas diarias, holgazaneando y gozando el resto del día y de la noche.

Convencer al proletariado de que los propósitos que se le han inculcado son perversos; que el trabajo desenfrenado al cual se ha entregado desde principios de siglo, es el más terrible azote que jamás ha castigado a la humanidad, .y que el trabajo se convertirá en un condimento de los placeres de la pereza, es una tarea ardua y superior a mis fuerzas.

3       Lo que sigue al exceso de producción.

 La pasión ciega, perversa y homicida del trabajo transforma la máquina liberadora en instrumento de esclavitud de los hombres libres: su productividad lo empobrece.

¿Qué vemos? A medida que la máquina se perfecciona y sustituye con una rapidez y precisión cada vez mayor al trabajo humano, el obrero, en vez de aumentar su reposo en la misma cantidad, redobla aún más su esfuerzo, como si quisiera rivalizar con la máquina. ¡Oh competencia absurda y asesina!

Los obreros antiguos tenían ocios para probar los goces de la tierra, para hacer el amor y reírse, y banquetear alegremente en honor a la jubilosa diosa Holgazanería.

La sombría Inglaterra, convertida en la mojigata del protestantismo, se llamaba entonces la «alegre Inglaterra» (Merry England).

Rabelais, Quevedo, Cervantes, los autores desconocidos de las novelas picarescas, nos hacen la boca agua…

Sublimes estómagos gargantuescos, ¿qué os ha pasado? Sublimes cerebros que encerraban todo el pensamiento humano, ¿dónde habéis ido a parar?

 La vaca rabiosa, la patata, el vino adulterado y el aguardiente prusiano combinados con los trabajos forzosos, han debilitado nuestros cuerpos y encogido nuestras mentes.

Los economistas predican la teoría malthusiana, la religión de la abstinencia y el dogma del trabajo!

Tendríamos que arrancarles la lengua y tirársela a los perros.

La abstinencia, a la cual se condena la clase productora obliga a los burgueses a consagrarse al sobreconsumo de los productos que fabrica desordenadamente. y tiene que sustraer al trabajo productivo una masa enorme de hombres, para procurarse ayuda.

A toda esta clase doméstica, cuyo gran número indica el grado de desarrollo alcanzado por la civilización capitalista, hay que añadir la numerosa clase de los infelices consagrados exclusivamente a satisfacer los gustos dispendiosos y fútiles de las clases ricas…

Los proletarios se propusieron imponer el trabajo a los capitalistas. ¡Ingenuos! Tomaron en serio las teorías de los economistas y los moralistas sobre el trabajo:

El proletariado enarboló la divisa: Quien no trabaja, no come; Lyon, en 1831, se sublevó al grito de morir combatiendo o vivir trabajando; los federados de marzo de 1871 declararon que su rebelión era la Revolución del trabajo. Entonces la burguesía se rodea de pretorianos, policías, magistrados y carceleros mantenidos en una improductividad laboriosa.

Ya no se puede tener ilusiones sobre el carácter de los ejércitos modernos; se mantienen permanentemente con el único fin de contener al enemigo del interior.

Ante esta doble locura de los obreros, de matarse trabajando con exceso y de vegetar en la abstinencia, el gran problema de la producción capitalista no es ya el de encontrar productores y de duplicar sus fuerzas, sino de descubrir consumidores, excitar sus apetitos y crearles necesidades ficticias.

Pero ya los continentes explorados no son lo suficientemente vastos; se necesitan países vírgenes.

marx-family

Mas todo es inútil: burgueses que se empachan, que la clase doméstica supere a la clase productora, no es suficiente, naciones extranjeras y bárbaras que se inundan de mercancías europeas; nada, nada puede acabar con las montañas de productos amontonados, enormes como las Pirámides de Egipto.

Todos nuestros productos son alterados para abaratar costes, a fin de facilitar su salida y abreviar su existencia.

Nuestra época será llamada la edad de la falsificación, como las primeras épocas de la humanidad recibieron los nombres de edad de piedra y edad de bronce, por el carácter de su producción.

Estas falsificaciones, que tienen como única motivación un sentimiento humanitario, pero que producen soberbias ganancias a los fabricantes que las practican, si bien son desastrosas por la calidad de las mercancías y constituyen una fuente inagotable del derroche del trabajo humano, demuestran la ingeniosidad filantrópica de los burgueses y la horrible perversión de los obreros que, por satisfacer su vicio por el trabajo,

¡Ah! Como loros de Arcadia repiten la lección de los economistas: «Trabajemos, trabajemos para aumentar la riqueza nacional.» ¡Oh idiotas!

 El señor Reybaud, a quien hemos tenido la fortuna de perder hace pocos meses:

«Es, generalmente, sobre las condiciones de la mano de obra como se regula la revolución en los métodos de trabajo. Mientras la mano de obra ofrece sus servicios a bajo precio, se la prodiga; cuando se encarece, se procura hacerla innecesaria.»

4        A nuevo aire, nueva canción.

 Si disminuyendo las horas de trabajo se conquistan nuevas fuerzas mecánicas para la producción social, obligando a los obreros a consumir sus productos, se conquistará un inmenso ejército de fuerzas de trabajo. La burguesía, aliviada así de su tarea de consumidora universal, se apresurará a licenciar esa turba de soldados, y en su caso, a despedir magistrados, rufianes, proxenetas, etc., que ha sacado del trabajo útil para que la ayuden a consumir y derrochar.

El mercado del trabajo estará entonces desbordante y habrá necesidad de imponer una ley de hierro para prohibirlo

Los proletarios han dado en la extraña idea de querer imponer a los capitalistas diez horas de fundición o de refinería; éste es el gran error, la causa de los antagonismos sociales y de las guerras civiles. Será necesario prohibir, y no imponer, el trabajo.

Las discordias sociales desaparecerán. Los capitalistas y los rentistas serán los primeros en aliarse al partido popular, una vez convencidos de que, lejos de hacerles daño, se quiere, por el contrario, liberarlos del trabajo de sobreconsumo y de derroche a que han estado sujetos desde su nacimiento. En cuanto a los burgueses, incapaces de probar sus títulos de holgazanería, se les dejará seguir sus instintos. Hay suficientes ocupaciones desagradables para colocarlos.

En la barraca comenzará la Farsa electoral.

Delante de los electores de cabeza de serrín y orejas de burro, los candidatos burgueses, vestidos de payasos y cubiertos de programas electorales de múltiples promesas, ejecutarán la danza de las libertades políticas

Acto seguido, empezará la función: «El Robo de los bienes de la nación.»

Si desarraigando de su corazón el vicio que la domina y envilece su naturaleza, la clase obrera se alzara en su fuerza terrible para reclamar, no ya los Derechos del hombre, que son simplemente los derechos de la explotación capitalista, ni para reclamar el Derecho al trabajo, que no es más que el derecho a la miseria; sino para forjar una ley de hierro que prohibiera a todo hombre trabajar más de tres horas diarias, la Tierra, la vieja Tierra, estremeciéndose de alegría, sentiría agitarse en su seno un nuevo mundo…

Pero ¿cómo pedir a un proletariado corrompido por la moral capitalista una resolución viril?

¡Como Cristo, la doliente personificación de la esclavitud antigua, los hombres, las mujeres, los niños del proletariado suben arrastrándose desde hace un siglo por el duro calvario del dolor: desde hace un siglo, el trabajo forzoso rompe sus huesos, destruye sus carnes y atenaza sus nervios; desde hace un siglo, el hombre desgarra sus vísceras y alucinan sus cerebros! ¡Oh Pereza, apiádate de nuestra larga miseria! ¡Oh Pereza, madre de las artes y de las nobles virtudes, sé el bálsamo de las angustias humanas!

Apéndice

Nuestros moralistas son gente muy modesta. Si bien han inventado el dogma del trabajo, dudan de su eficacia para tranquilizar el alma, satisfacer la mente y mantener el buen funcionamiento de los riñones y de otros órganos; quieren experimentar con las masas populares, in anima vili, antes de aplicarlo a los capitalistas, cuyos vicios tienen la misión de explicar y autorizar.

Pero, ¿por qué, filósofos de pacotilla, atormentáis tanto vuestro cerebro para elucubrar una moral cuya práctica no osáis aconsejar a vuestros patronos? ¿Queréis ver ridiculizado y deshonrado ese dogma del trabajo, por el cual os mostráis tan orgullosos?

Consultad la historia de los pueblos antiguos y los escritos de sus filósofos y legisladores.

Multitud, de Misha Gordin

Los filósofos antiguos se disputaban el origen de las ideas, pero estaban de acuerdo cuando se trataba de aborrecer el trabajo. «La naturaleza —escribe Platón en su utopía social, en su República modelo— no ha hecho al zapatero ni al herrero; tales

ocupaciones degradan a los que las ejercen: viles mercenarios, miserables sin nombre, que son excluidos por su mismo estado de los derechos políticos. En cuanto a los negociantes, habituados a mentir y engañar, serán tolerados en la ciudad como un mal necesario« ¿Qué puede salir de honorable de un negocio?» —exclama Cicerón—.Los negociantes no pueden ganar sin mentir, y ¿qué hay más vergonzoso que la mentira? Por lo tanto, es necesario considerar como algo bajo y vil el oficio de todos los que venden su pena o su industria; puesto que cualquiera que cambie su trabajo por dinero, se vende y se pone a nivel de los esclavos»Pero los moralistas y economistas del capitalismo, ¿no preconizan el asalariado, la esclavitud moderna? Y ¿a quiénes otorga ocios la esclavitud capitalista? A los Rothschild, a los Schneider, a las Madame Boucicaut, inútiles y nocivos, esclavos de sus vicios y de sus domésticos.

El sueño de Aristóteles es nuestra realidad. Nuestras máquinas con aliento de fuego, miembros de acero, infatigables, y de fecundidad maravillosa, inagotable, cumplen dócilmente y por sí mismas su trabajo sagrado, y, a pesar de esto, el genio de los grandes filósofos del capitalismo permanece dominado por el prejuicio del asalariado, la peor de las esclavitudes. Aún no han alcanzado a comprender que la máquina es la redentora de la humanidad, la diosa que rescatará al hombre de las sordidae artes y del trabajo asalariado, la diosa que le dará ocios y libertad.

Lafargue_Refutacion_del_trabajo

__________________________

Paul Lafargue (Santiago de Cuba 1842 – Draveil, 1911)Periodista, medico, teórico político y revolucionario francés. Su familia era franco-caribeña, pasó la mayor parte de su vida en Francia, ,Inglaterra y en España. Su actividad política se orientó a partir de la lectura de Proudhon y el contacto con Karl Marx fue alejándole de su tendencia anarquista, aunque Lafargue intentaba fundir el hedonismo al marxismo.

Tras la revolución de la Comuna de París, 1871, la represión política obligó a Lafargue a emigrar a España. Allí se estableció en Madrid,

Laura Marx

contactó con miembros locales de la Primera Internacional. Al ser la mayor parte de los revolucionarios españoles de la facción anarquista de la Internacional tuvo poco influencia aunque intentó encauzarles hacia el marxismo desde el periódico La Emancipación,  incidió en Pablo Iglesias que fundó el PSOE

Su obra más conocida es El Derecho a la Pereza.

Jenny Laura Marx (1845 -1911) fue la segunda hija de Karl Marx y Jenny von Westphalen. En1868 se casó con Paul Lafargue. Federico Engels les dejó una estimable herencia

Laura y Lafargue se suicidaron juntos, mediante una inyección de ácido cianhídrico,no querían llegar a la edad en que pudieran ser una carga para sus familiares. El suicidio fue una conmoción. Los más críticos fueron sus propios camaradas. Lenin llegó a decir: “no tenía derecho a suicidarse”. En la prensa socialista se acusaba al teórico de hedonista y falso materialista. Un adversario ideológico, buen amigo de Lafargue, el histórico anarquista español Anselmo Lorenzo, fue el que escribió el más sentido epitafio. Lorenzo ayudaba en la redacción al castellano de los artículos que Lafargue publicó.

“Sano de cuerpo y espíritu, me doy la muerte antes de que la implacable vejez, que me ha quitado uno detrás de otro los placeres y goces de la existencia, y me ha despojado de mis fuerzas físicas e intelectuales, paralice mi energía y acabe con mi voluntad convirtiéndome en una carga para mí mismo y para los demás. Desde hace años me he prometido no sobrepasar los setenta años; he fijado la época del año para mi marcha de esta vida, preparado el modo de ejecutar mi decisión: una inyección hipodérmica de ácido cianhídrico. Muero con la suprema alegría de tener la certeza de que muy pronto triunfará la causa a la que me he entregado desde hace cuarenta y cinco años.”

_______________________


 “Los que hablan de revolución y de lucha de clases sin referirse explícitamente a la vida cotidiana, sin comprender lo que hay de subversivo en el amor y de positivo en el rechazo de las obligaciones, tienen un cadáver en la boca.”

Raoul Vaneigem

REIVINDICACIÓN DE LA PEREZA

ELOGIO DE LA PEREZA REFINADA.  Raoul Vaneigem

“El trabajo ha desnaturalizado la pereza. La ha convertido en su puta, del mismo modo en que el poder patriarcal veía en la mujer al reposo del guerrero.”

Europa conoce hoy en día una clase burocrática que rasca el fondo de las arcas del capital con el fin de hacerlo fructificar en un circuito cerrado, sin invertir en nuevos modos de producción. Y los proletarios, a quienes se ha enseñado que el proletariado ya no existe, alegan excepciones por su disminución de poder adquisitivo en la esperanza de que un gran movimiento caritativo suplirá la supresión de sus derechos sociales, la reducción de los salarios, la rarefacción del trabajo útil y el desmantelamiento de la enseñanza, de los transportes, de los servicios sanitarios, de la agricultura de calidad y de todo aquello que no aumenta con una rentabilidad inmediata la masa financiera puesta al servicio de la especulación internacional.

En la opinión que se ha ido forjando al respecto, la pereza se ha beneficiado mucho del creciente descrédito que pesa sobre el trabajo. Antaño erigido en virtud por la burguesía, que extraía su beneficio de él, y por las burocracias sindicales, a las cuales aseguraba la plusvalía de su poder, el embrutecimiento de la faena cotidiana ahora se reconoce como lo que es: una alquimia involutiva que transforma en un saber de plomo el oro de la riqueza existencial.

En una sociedad en la que sin descanso se nos arranca de nosotros mismos, ¿cómo llegar hasta uno mismo sin tropiezos? ¿Cómo instalarse sin esfuerzo en ese estado de gracia en el que no reina sino la indolencia del deseo? ¿No funciona todo para turbar, gracias a los buenos motivos del deber y de la culpabilidad, el recreo sereno de estar en paz en compañía de uno mismo?

El trabajo ha desnaturalizado la pereza. La ha convertido en su puta, del mismo modo en que el poder patriarcal veía en la mujer al reposo del guerrero.

Sin duda que el hombre de negocios, el patrón, el burócrata no se compromete, aparte de sus ocupaciones, en un régimen de domesticidad que es más inoportuno que confortable. No sé si buscan la soledad del subprefecto en los campos, pero todo indica, en su caso, una

 

hipnakedhippies

propensión más al divertimento que a la ociosidad. Uno no rompe sin dificultad con un ritmo que te propulsa de la fábrica a la oficina, de la oficina a la Bolsa y de la conferencia-almuerzo al almuerzo-conferencia. El tiempo, repentinamente vaciado de su contabilidad dineraria, se vuelve tiempo muerto; apenas existe. Es preciso haber perdido, más que el sentido de la moral, el sentido de la rentabilidad para pretender penetrar en él e instalarse allí sin vergüenza.Sin duda que el hombre de negocios, el patrón, el burócrata no se compromete, aparte de sus ocupaciones, en un régimen de domesticidad que es más inoportuno que confortable. No sé si buscan la soledad del subprefecto en los campos, pero todo indica, en su caso, una propensión más al divertimento que a la ociosidad. Uno no rompe sin dificultad con un ritmo que te propulsa de la fábrica a la oficina, de la oficina a la Bolsa y de la conferencia-almuerzo al almuerzo-conferencia.El tiempo, repentinamente vaciado de su contabilidad dineraria, se vuelve tiempo muerto; apenas existe. Es preciso haber perdido, más que el sentido de la moral, el sentido de la rentabilidad para pretender penetrar en él e instalarse allí sin vergüenza.El camino no es tan fácil, pues la exclusión de un mundo que te excluye de ti mismo basta para que vuelvas a encontrarte en él. Si no fuese así, no habría un parado que no se hubiese convertido en poeta de los tiempos futuros.Lo habitual es que el parado no se pertenezca a sí mismo, sino que continúe perteneciendo al trabajo. Lo que lo destruía en la alienación de la fábrica y de la oficina persiste en corroerlo fuera de ellas como el dolor de un miembro fantasma. Como el explotador, el explotado apenas tiene la oportunidad de consagrarse sin reservas a las delicias de la pereza.Noble tarea es, sin duda, la subversión del trabajo innoble, pero no te libra de trabajar. Hete aquí, como el amo al acecho del criado que le roba, holgazaneando con el ojo puesto en el amo para robarle mejor. No puede entenderse la pereza de forma tan furtiva. Se necesita desahogo, como en el amor.Quien está pendiente del “¿quién vive?” no vive en absoluto, o lo hace mediocremente. ¡Qué rencor, por otro lado, al no poder arruinar tan retorcidamente como uno desearía el hedonismo de los explotadores, por mediocre que éste sea! ‘Mientras nosotros curramos, ellos se llenan la panza, dice la canción? El privilegio de los proletarios al emanciparse tanto del trabajo que los convierte en asalariados como de aquellos que extraen de él la plusvalía consistía precisamente en acceder al goce de ellos mismos y del mundo. El goce y su consciencia, agudizada al perfeccionarlo, poseen suficientemente la ciencia de liberarse de aquello que los entorpece o los corrompe. ¡Preguntádselo a los que aprenden a amarse!Lo que es verdad para el amor es verdad para la pereza y su disfrute. A menudo estamos lejos de la realidad.La única utilidad que se le reconoce ahora al trabajo se limita a garantizar un salario a la mayoría y una plusvalía a la oligarquía burocrática internacional. El primero se gasta en bienes de consumo y en servicios de una mediocridad creciente; la segunda se invierte en especulaciones bursátiles que, cada vez más, prestan a la economía un carácter parasitario. Se ha implantado tan bien el hábito de aceptar no importa qué trabajo y de consumir lo que sea para equilibrar esa balanza mercantil que reina sobre los destinos como la vieja y fantasmal providencia divina que, quedarse en casa en lugar de participar en el frenesí que destruye el universo, pasa extrañamente por algo escandaloso. Uno de esos ministros cuya máquina administrativa devora millones a la manera de un gigantesco aparato que parasita la producción de bienes prioritarios no tuvo empacho en denunciar, con la aprobación de los gestores de la información, a los beneficiarios de subsidios, a los ferroviarios jubilados, a los usuarios de los servicios de salud, en pocas palabras, a las gentes que obtienen placer de su reposo mientras otros duermen para un patrón cuyo dinero no deja de trabajar. Que se hayan encontrado proletarios –subsidiados en potencia, sin embargo- que consienten en la refundición semántica de las palabras compradas por el poder no es el simple efecto de la imbecilidad gregaria. Planea sobre la pereza tal sentimiento de culpa que pocos se atreven a reivindicarla como una parada saludable que permite reconquistarse y no ir más allá en el camino por el que el viejo mundo se desliza.

Ludditas, los destructores de máquinas

¿Quién, entre los subsidiados, proclamará que descubre en la existencia riquezas que la mayoría busca donde no están? No encuentran placer en no hacer nada, no piensan en inventar, en crear, en soñar, en imaginar. En la mayoría de las ocasiones sienten vergüenza por estar privados de un embrutecimiento asalariado que les privaba de una paz de la que ahora disponen sin osar instalarse en ella. La culpabilidad degrada y pervierte a la pereza, prohíbe su estado de gracia, la despoja de su inteligencia.

Una parada en el trabajo debería propagar la buena conciencia de la pereza, alentar ese saludable reposo que ahorraría no pocos gastos en sanidad. No hace falta más que ponerle un poco de imaginación. Nos cruzamos de brazos, dirían los ferroviarios, instauramos la gratuidad del tiempo y del espacio y, para vuestro esparcimiento, nos relevaremos para hacer que los trenes circulen y permitiros recorrer Francia entera sin ningún desembolso por vuestra parte. ¿Seguirías asistiendo a fábricas y oficinas? ¡Vosotros sabréis! Tal vez se les ocurriese a algunos que la pereza es más creativa que el trabajo.

¡Pero no! Declarar que la huelga es una fiesta es un insulto para quienes persisten en encontrar dignidad en la esclavitud del trabajo. Es necesario, dentro del orden de cosas que nos gobierna, que la huelga sea una maldición, igual que la pereza. Respiramos con pesar un poco de aire fresco antes de retomar valientemente el camino de la corrupción y de la polución. Bien que nos merecemos la jubilación, suspiran los trabajadores. Pero, conforme a la lógica de la rentabilidad, lo que uno merece ya lo ha pagado no una vez, sino diez. Que no se diga, pues, que la jubilación ofrece al fin un refugio a esa ociosidad que, decididamente, es la cosa peor repartida del mundo

Hay en los letárgicos una propensión a preferir la injusticia al desorden. ¿Los cuidados que requieren los privilegios de la somnolencia mental y de la ociosidad no implican acaso una perfecta obediencia al orden de las cosas? Pagar el descanso con la servidumbre es, sin duda, un trabajo innoble. Hay demasiada belleza en la pereza como para convertirla en la prebenda de los clientelismos.
Si la pereza se acomoda a la apatía, a la servidumbre, al oscurantismo, no tardará en entrar en los programas de un Estado, que, previendo la liquidación de los derechos sociales, pone en marcha organismos caritativos privados con el fin de suplirlos: es decir, un sistema de mendicidad del que desaparecerán reivindicaciones que, bien es verdad, emprenden dócilmente ese mismo camino a juzgar por las últimas súplicas públicas, que tienen como leitmotiv: “¡Dadnos dinero!”. El mercantilismo de tipo mafioso en el que se transforma la economía en declive no podría coexistir más que con una ociosidad vaciada de toda significación humana. Pues tal vez sea tiempo de darse cuenta de que la pereza es la peor o la mejor de las cosas dependiendo de que se incluya en un mundo en el que el hombre no es nada o bien en una perspectiva en la que quiere serlo todo

En Jauja presentimos que la exuberancia de la naturaleza se ofrece a quien la solicita sin querer saquearla o violarla. Por ella pasa, como venido de lo más profundo de la historia y del individuo, el aliento de un deseo inextinguible; el deseo de una armonía con los seres  y las cosas, presente con tanta sencillez en el aire de todas las épocas.

Por mucho que la racionalidad lucrativa del trabajo considere la cuestión nula y sin valor, el perezoso sabe que en la feliz disposición que lo protege del mundo de la especulación y la tarea, tal fantasía no está desprovista de sentido y poder. Entre el medio ambiente y él, la despreocupación contemplativa basta para tejer una red de sutiles afinidades.

. Se encuentra en unidad con lo vivo, en una religión de la cual la religión, que encadena la tierra al cielo y el cuerpo a los mandamientos divinos, no es más que una inversión. Al contrario que el místico, exiliado de sus sentidos mediante el desprecio de sí mismo, el ocioso restituye la materialidad de la vida –la única que hay- al universo del que procede: el aire, el fuego, la tierra, el mineral, el vegetal, el animal y el ser humano, que de todos ellos ha heredado su especificidad creativa.

Para que la pereza acceda a su especifidad, no basta con que rehúse a la voluntad omnipresente del trabajo; es necesario que sea por y para sí misma. Es necesario que el cuerpo, del que constituye uno de los privilegios, se reconquiste como territorio de los deseos, a la manera en que los amantes lo perciben en el momento del amor.

La pereza es goce de uno mismo o no es nada. No esperéis que os sea concedida por vuestros amos o vuestros dioses. A ella se llega por una natural inclinación a buscar el placer y evitar su contrario. Una simpleza que la edad adulta se empeña en complicar.

Cuando la pereza no alimente más que el deseo de satisfacerse, entraremos en una civilización en la que el hombre ya no sea el producto de un trabajo que produce lo inhumano.

Elogio de la pereza refinada-Raoul Vaneigem
_____________________

La pereza como método de trabajo. Mario Quintana

Lo que perjudica mi pereza perjudica mi trabajo

XVI

Para Reynaldo Moura **

niños jugando en lodo, post ganar partido futbol pueblo de I Ming, Bago, Myanmar-Tun Zaw Zaw

Qué bueno quedarse así, horas enteras,
Fumando… y viendo los lentos espirales…
Mientras, afuera, cantan los aleros
La baladita ingenua de las goteras

Y va la niebla, bruja silenciosa,
Transformando la Ciudad, más y más,
En esa Londres lejana, misteriosa
De las poéticas novelas policiales…

Qué bueno, después, salir por esas calles,
Donde las farolas, con su luz afiebrada,
Son soles enfermos por fingir ser lunas…

Salir así (olvidarlo todo, tal vez!)
E ir andando, por la niebla lenta,
Con la displicencia de un fantasma inglés…

Traducción: Diego E. Suárez

_______________________


!EL TRABAJO O LA VIDA ! “El grito paranoico de «empleo» justifica incluso acelerar la destrucción de los fundamentos naturales, ya hace mucho tiempo reconocida.” Krisis

Henry David Thoreau:

“Yo creo que no hay nada, ni tan siquiera el crimen, más opuesto a la poesía,  la filosofía y la vida misma que este incesante trabajar.”

 “Pero el trabajo es lo propio de una sociedad, es decir la asociación de todos los individuos para alcanzar, con

abolition-of-alienated

poco esfuerzo, el máximo de felicidad ¿Es ésta la imagen de lo que hay? ¿Se basan vuestras instituciones en una organización de este tipo? La verdad demuestra lo contrario. Cuanto más trabaja un hombre, menos gana; cuanto menos produce, más beneficio obtiene.”

“…El trabajo, lejos de repugnarme, me agrada. Lo que me ha repugnado es tener que sudar sangre y agua por la limosna de un salario, crear riquezas de las cuales seré despojado. En una palabra, me ha repugnado darme a la prostitución del trabajo. La mendicidad es el envilecimiento, la negación de cualquier dignidad. Cualquier hombre tiene derecho al banquete de la vida.”

 Alexandre Marius Jacob:

“El derecho de vivir no se mendiga, se tomaEl robo es la restitución, la recuperación de la posesión.”

______________________

Trabajo es una palabra con varios campos de significado;  está el que se refiere a la faena, la tarea, la responsabilidad;  el que se refiere al  hecho físico de fuerza multiplicado por espacio y por último la permuta de vida contada en horas por un salario o sueldo:

“ganarse la vida”. Como si la vida no estuviera ganada ya en el momento que nacemos

Como siempre la confusión, que no es baladí, es muy útil para cambiar el concepto y simultáneamente la actitud. La faena, la actividad necesaria para la supervivencia ya no tiene nombre, es el “trabajo fantasma”,  aun siendo necesario pues el capitalismo sería incapaz de incluirlo en el mercado, se invisibiliza y se le priva de todo reconocimiento y remuneración.

Illich ha definido el trabajo fantasma como «la actividad no asalariada y no productiva necesaria para la transformación de valores de cambio en valores de uso o viceversa».

“Las actividades de la fémina doméstica… Mediante un trabajo fantasma simétrico, el trabajador pendular agrega valor a su cuerpo para poder venderlo como fuerza de trabajo”

Solo se llama trabajo a la vida vendida, ocupado en una actividad rutinaria, tediosa, para la que se reprime la  creatividad y donde se agota la curiosidad y la autonomía

arbeit_macht_frei

El cristianismo y el puritanismo,  proclaman: “el trabajo dignifica al hombre”.

Los nazis acuñaron el perverso: “el trabajo os hará libres

Trabajo es una condena a trabajos forzasos de por vida, la mayoría de las veces haciendo algo innecesario, siempre sometiéndose a unas leyes determinadas: autoritarias, competitivas, arbitrarias y sobre contrariando lo máximo posible la naturaleza humana, es una continuación de la escuela y donde revierte su adiestramiento en respeto a la autoridad, obediencia, y si se quiere medrar, mezquindad.

Y sobre todo siempre se ha de aceptar venderse a alguien que puede comprar. Siempre se ha de aceptar que alguien pueda comprar a otro ser humano y hacer de él lo que le parezca.

El trabajo es el único fin de la vida de todo ser humano en la actualidad, nada hay que se priorice al trabajo, por él se sacrifica la vida, que ha sido vendida,  uno, a mismo, a, se abandonan las crías… se renuncia a defender incluso los más elementales derechos. Se renuncia a una comunidad en la cual las normas están pactada por la gente para el bien común, se renuncia a las relaciones libres con las demás personas, a la gestión de la salud, la educación, el amor o la sexualidad, la consecución de alimento y cobijo, del medio en el cual vivir… se cede el derecho a gestionar y responsabilizarse de la propia vida.

Se señala la palabra trabajador-a, como sustentador de la sociedad; en oposición al burgués explotador y gorrón. Pero la sociedad que tantas vidas cuesta sustentar es un paraíso para el explotador y un infierno para el esclavo que la hace posible

Sólo el asalariado/a, tiene derechos, aunque se acepte que es imposible emplear a todos/as, aunque se acepte que el trabajo es escaso, aunque la mayor parte de la gente consienta recibir el mínimo dinero para mantenerse en vida precaria, procrear penosamente, consumir infraproductos. Aunque en definitiva se tenga que reconocer que l@s asalariad@s no tienen derechos pues no depende de ellos ni legislarlos ni aplicarlos, ni siquiera conservarlos.

La obligación de “granarse la vida” solo termina con la muerte, solo se deja el paz a las personas cuando ya están consumidas

Esta descripción se parece mucho a la de una esclavitud añadiendo además la obligación emplear las ganancias en consumir.

____________________

El trabajo es un “Bien” y es “Escaso”, como si ser esclavo, a; física y mentalmente y entregar tu vida por un salario de mierda para hacer lo que otros te mandan (casi por definición, cosas inútiles, nocivas casi siempre para su vida y la de los demás) no sea nada más que la última salida para poder sobrevivir.

El concepto de escasez fomenta la competitividad, el individualismo y la exclusión del otro y multiplica la explotación

No todo el mundo puede acceder a ese “privilegio”, pero asalariarse es la única escapatoria posible a la muerte porque no es legal dedicarte a tus labores, ni sobrevivir esperando un trabajo legal. Así nuestro precio se devalúa más y más.

Pero con esta confusión inducida parece que quien no acepta vender su vida al mantenimiento y estabilidad de la sociedad es una carga a hombros de los y las asalariados, as, y  no merece nada. Está mal visto, a, por la sociedad por poco competitivo, a, es marginado, a  como parásito, a.

Todos y todas, desde el nacimiento hasta la muerte estamos siendo robados, as, y obligados, as, a pagar por cada necesidad básica sin permiso para procurárnoslas sin la intervención de un “poder superior”; además de que se nos expropia de los bienes comunales de la herencia humana, de todo lo que no es de nadie sino al abasto de quien lo necesite, todo nos es usurpado para uso, disfrute y ordenación del poder.

¿Qué pasa si no aceptas, si a pesar de todas las presiones y castigos crees que vale la pena apostar por una vida al margen, negarse a colaborar, a ser cómplice de este abuso y mantener la vida dentro de las pocas posibilidades menguantes que nos quedan y también dentro de lo posible oponer una resistencia pasiva, una desobediencia civil?

En ese caso caemos en el valor y la necesidad absoluta de lo primero que perdimos, la falta de la comunidad. Aquél sitio entre los nuestros que desde el nacimiento nadie cuestionó, donde encontramos las fuerzas para vivir y la seguridad del compartir.

Vivir al margen del poder y secar su pozo es la única alternativa que nos queda, para eso tenemos que reapropiarnos de los bienes comunales que nos permitirán reaprender a sobrevivir siempre con y entre los y las demás con quienes nos une una misma fuerza, la necesidad de sobrevivir con dignidad: la comunidad, el comunismo.

____________________________

Henry David Thoureau_ Una vida sin principos

la pesadilla de Charlot

Consideremos el modo cómo pasamos el tiempo

Este mundo es un lugar de ajetreo, no hay domingos, me gustaría ver a la humanidad descansando por una vez, solo hay trabajo, trabajo y trabajo

Yo creo que no hay nada, ni tan siquiera el crimen, más opuesto a la poesía,  la filosofía y la vida misma que este incesante trabajar.

Si hago un trabajo pagado pero inútil, muchos me alabarán por ser un hombre trabajador y laborioso; pero si me dedico a otras faenas que me proporcionan más beneficio, aunque menos dinero, empezarán a mirarme como a un holgazán.

De todos modos, como no necesito una política de trabajo inútil para ordenar mi vida, y no veo en absoluto nada de encomio en que un individuo emprenda más negocios que el mismo gobierno, por muy divertido que les parezca a él o a ellos, yo prefiero terminar mi educación en una escuela diferente.

Si un hombre se pasea por el bosque por placer todos los días, corre el riesgo de que le tomen por un haragán. Pero si se dedica todo el día a cortar el bosque dejando la tierra árida, se le estima por ser un ciudadano trabajador y emprendedor.

Ante el trabajo inútil, aunque esté envuelto en una atmósfera de laboriosidad que a veces te hace lamentar no estar realizando un trabajo semejante, mirando por encima de ello ves que se desvanece la dignidad de tal trabajo y pienso que el sol luce cada mañana para alumbrar labores más provechosa que ésta.

Los caminos por los que se consigue dinero, casi sin excepción, nos empequeñecen.

Haber hecho algo por lo que tan solo se percibe dinero, es haber sido un auténtico holgazán o peor aún. Si no gana más que el sueldo, le están engañando o se engaña a sí mismo. Si ganaras dinero como escritor o artista, es porque eres popular, lo cual implica un descenso perpendicular.

Se te paga para que seas menos que un hombre. Normalmente el Estado no recompensa a un genio con mayor benignidad.

El propósito del obrero debiera ser, no el ganarse la vida o “conseguir un buen trabajo”; sino realizar bien un determinado trabajo y esto debería de estar bien pagado.

Confucio: La grandeza no se acerca al que siempre mira al suelo; y todos los que miran a lo alto, se están empobreciendo.

Es sorprendente que haya tan poco o nada escrito, sobre el tema de ganarse la vida; cómo hacer del ganarse la vida no solo algo valioso y honorable, sino también algo apetecible y glorioso, porque si ganarse la vida no es de ese modo, esto no sería vivir. Cualquiera pensaría, revisando la literatura, que esta cuestión no turbó jamás los pensamientos de un solo individuo. ¿Sucede acaso que la experiencia de los hombres es tan desagradable que no quieren hablar de ella?

En cuanto a los medios de ganarse la vida, es maravilloso lo indiferentes que se muestran los hombres de todas las clases. Yo creo que la sociedad no ha hecho nada por nosotros en este aspectos y encima  ha deshecho lo que habíamos conseguido.

El adjetivo sabio está, por lo general, mal aplicado. ¿Cómo puede ser sabio quien no sabe mejor que otros cómo se ha de vivir? ¿No será acaso solo más astuto o más sutil?

¿Existe algún tipo de sabiduría que no se aplique a la vida?

Las formas con las que la mayoría se gana la vida, es decir, viven, son auténticas tapaderas, y un evitar el auténtico quehacer de la vida, y sucede así porque en primer lugar no saben; pero en parte también porque no quieren aprender a hacer algo mejor

Negocios:

Tantos esperan vivir de la suerte y así tener el modo de encargar el trabajo a otros menos afortunados que ellos, y todo ello sin aportar nada a la sociedad.

No conozco desarrollo más sorprendente de la inmoralidad que en el comercio y en los demás procedimientos habituales para ganarse la vida. La filosofía, la poesía y la religión de semejante humanidad, no merece ni el polvo de un bejín.

Dios entregó al hombre honrado un certificado capacitándolo para alimentarse y vestirse, pero el hombre malvado encontró un facsímil del mismo, se apropió de él, y obtuvo alimento y vestido como el primero. Es uno de los sistemas de falsificación más extendidos que conoce el mundo.

No es suficiente que me digas que trabajaste mucho para conseguir tu oro. También el diablo trabaja intensamente. El camino de la transgresión puede ser difícil de muchas maneras. El oro obtenido de ese modo no es igual que el sueldo de un trabajador honrado. Pero en la práctica, solo se percibe el hecho, no el principio, y se entra en esa dinámica. Hombres convertidos en demonios, y sin respetar los derechos de los demás en su sed de riqueza.

Pienso ahora en mi propia vida que me resulta tan poco satisfactoria, haciendo lo mismo que otros muchos.

quienes somos?

Buscar oro en mi mina interior, no importa que el sendero sea estrecho, tenebroso y solitario, debo seguir mi propio camino donde caminar con amor y respeto. Allí donde el hombre se separa de la multitud y sigue su propio camino, allí sin duda hay una bifurcación, aunque los viajeros solo vean un boquete en la empalizada. Su sendero solitario a campo a través resultará el mejor camino de los dos.

El oro hay que buscarlo justo en sentido opuesto de donde se encuentra.

La mal ganada riqueza, dejadlos que la arrastren a donde quieran; yo creo que el lugar donde vivan será siempre el “llano del imbécil “sino el “vado del asesino”. Es sorprendente que de entre todos los predicadores haya tan pocos maestros de la Moral.

El mejor consejo que oyes sobre estos temas es rastrero: No merece la pena emprender una reforma del mundo en ese particular.

No preguntes cómo se consigue la mantequilla para tu pan, se te revolvería el estómago al enterarte.

Le sería mejor a un hombre morir de hambre que perder la inocencia en el proceso para conseguir su pan. Si dentro del hombre sofisticado no hay otro ingenuo, entonces se trata sin duda de uno de los ángeles del diablo.

Al hacernos viejos, vivimos con menos rigidez, nos relajamos un poco de la disciplina y de algún modo dejamos de obedecer a nuestros instintos más puros. Pero debíamos de ser escrupulosos hasta el extremo de la cordura, despreciando la mofa de aquellos que son  menos afortunados que nosotros.

______________________________

Walter Benjamin en Tesis de la filosofía de la história

“El conformismo, que ha sido la parcela de la socialdemocracia desde el principio, se adhiere n

o sólo a su táctica política, sino también a su visión económica. Esta es una de las razones de su fracaso posterior. Nada ha corrompido tanto a la clase trabajadora alemana como la noción de que todo se movía con la corriente. 

Desde aquí, había ya sólo un paso hacia la ilusión de que el trabajo de fábrica, que supuestamente conduciría al progreso tecnológico, constituía un logro político.

La vieja ética protestante fue revivida por los trabajadores alemanes en una forma secularizada. El programa de Gotha,* contiene ya trazas de esta confusión, al definir el trabajo como “la fuente de toda riqueza y toda cultura”.

... seguir… Walter Benjamin- el trabajo

______________________

LA ABOLICION DEL TRABAJO – BOB BLACK

NADIE DEBERIA TRABAJAR NUNCA

El trabajo es la fuente de casi todo el sufrimiento del mundo. Casi cualquier mal que se quiera

 nombrar viene de trabajar o de vivir en un mundo diseñado para el trabajo. Para dejar de sufrir, tenemos que dejar de trabajar.La vida lúdica es totalmente incompatible con la realidad existente.

Yo estoy a favor del pleno desempleo. Los trotskistas incitan a la revolución permanente. Yo incito a la rebeldía permanente

Los sindicatos y los gerentes están de acuerdo en que deberíamos vender el tiempo de nuestras vidas a cambio de la

 supervivencia, aunque regatean sobre el precio.El ocio es el tiempo perdido recuperándose del trabajo y en el frenético pero inútil intento de olvidarse del trabajo. La diferencia principal entre el trabajo y el ocio es que en el trabajo al menos te pagan por tu alienación e irritación.

El trabajo nunca se hace por su propio interés, se hace para conseguir algún producto o resultado

La degradación que experimentan la mayoría de trabajadores en su empleo es la suma de indignidades surtidas que puede ser denominada como “disciplina”. La disciplina consiste en la totalidad de controles totalitarios en el lugar de trabajo. La disciplina es lo que la fábrica, la oficina y el almacén comparten con la prisión, la escuela y el hospital mental. La disciplina es el distintivamente diabólico modo moderno de control

La mayor parte del trabajo es inútil o aún peor y simplemente deberíamos librarnos de él.Directa o indirectamente, la mayor parte del trabajo sirve a los fines improductivos del comercio o el control social.

. Si te libras del patriarcado, líbrate de la familia nuclear cuyo “trabajo en la sombra” no pagado, como dice Iván Illich, hace posible el sistema laboral que la hace necesaria. Ligadas a esta estrategia no-nuclear están la abolición de la infancia y el cierre de las escuelas.

Nadie debería trabajar nunca. Trabajadores del mundo… ¡relajaos!

____________________

Un nuevo concepto del trabajo. Ivan Illich

A la obra (poiesis) del hombre artista y libre, a la labor (poneros) del hombre apremiado por el otro o por la naturaleza, se agrega entonces el trabajo, al ritmo de la máquina

Las operaciones indicadoras de un nuevo estado mental: ganar tiempo, reducir el espacio, aumentar la energía, multiplicar los bienes, echar por la borda las normas naturales, prolongar la duración de la vida, sustituir los organismos vivos por mecanismos que los simulan o amplían una función particular

De estos imperativos se desarrollaron en nuestras sociedades los dogmas de la ciencia y de la técnica que tienen valor de axiomas porque no se les somete a análisis.

El mismo cambio de mente se refleja en la transición del ritmo ritual a la regularidad mecánica, se pone el acento en la puntualidad, en la medida del espacio y en la contabilización de los votos, de manera que los objetos concretos y los sucesos complejos se transforman en quanta abstracta

El creador de una obra no puede ofrecerse él mismo en el mercado, solamente puede ofrecer el fruto de su actividad. El labrador y el trabajador pueden ofrecer a otro su fuerza y su competencia. En fin, el puesto del funcionario y del operador se ha convertido también en una mercancía.

En nuestros días, el avance científico se identifica con la sustitución de la iniciativa humana por la instrumentación programada, pero lo que, de esa manera, se toma por efecto de la lógica del saber, no es en realidad más que la consecuencia de un prejuicio ideológico.

 Un nuevo concepto del trabajo- ivan Illich

____________________________

Manifiesto contra el trabajo. (grupo Krisis)

1. El dominio del trabajo muerto

Un cadáver domina la sociedad: el cadáver del trabajo. Todos los poderes alrededor del mundo se han unido para la defensa de este dominio

Los que todavía no desaprendieron a pensar, reconocen fácilmente que esta postura es infundada. Puesto que la sociedad dominada por el trabajo no atraviesa una simple crisis pasajera, sino que alcanzó su límite absoluto.

¡El que no trabaja, no come! Este fundamento cínico vale todavía hoy, y ahora más que nunca, justamente porque se ha vuelto desesperantemente obsoleto.

Hasta en los poros de lo cotidiano y en las interioridades de la psiquis, el trabajo determina el pensar y el obrar. No se ahorra ningún esfuerzo para prorrogar artificialmente la vida del dios-trabajo.

El grito paranoico de «empleo» justifica incluso acelerar la destrucción de los fundamentos naturales, ya hace mucho tiempo reconocida.

Cuanto más claro queda que la sociedad del trabajo llegó a su fin definitivo, tanto más violentamente se reprime este fin en la conciencia de la opinión pública.

Quien, a pesar de todo, no disfruta de la misericordia del dios trabajo, es por sí mismo culpado y puede ser excluido, o aun descartado, con buena conciencia.

La misma ley del sacrificio humano vale a escala mundial. Un país tras otro es triturado bajo las ruedas del totalitarismo económico.

manifiesto contra el trabajo-KRISIS

________________________________

La a abolición del trabajo. María Santana Fernández

En este momento podemos contraponer el concepto de trabajo, de trabajo alienado de la sociedad económica, de la sociedad capitalista, al concepto de acción, acción revolucionaria, es entonces cuando llegamos a una de las cuestiones centrales de la idea del trabajo tanto en Marx, como Lukács, Debord, etc. La cuestión es: La sustitución de la actividad alienada por la actividad natural del hombre. Es decir, sustituir un trabajo por otro que ya no se llamará trabajo, sino acción, actividad productiva, etc…

… todo trabajo es expropiación del individuo, se le roba su actividad, su tiempo, su esfuerzo físico e intelectual a cambio de dinero. Si este no es el clima en el que se encuentra imbuido este trabajador, entonces no trabaja, sino que desarrolla una vocación, una dedicación[4], o, posiblemente, una actividad productiva que considera satisfactoria (tareas de carácter doméstico o que repercuten en la manutención y bienestar de la persona). Otra concepción que apoya en cierto modo una idea abolicionista del trabajo es la desarrollada por Bob Black (un autor norteamericano actual que sigue las tesis situacionistas), quien considera que cualquier actividad podría no ser considerada trabajo si se atendiera a los deseos de cada uno, es decir, dónde y en qué está dispuesto a trabajar cada uno y que cualquier actividad puede no ser trabajo si no se convierte en una actividad prolongada durante ocho horas ininterrumpidas y controlados por el cronómetro. ..

… Lo que quiero que quede más claro es la concepción del trabajo como la cristalización de la actividad en el sistema capitalista burgués. Esta es una idea que ya explicaba Max Weber en su obra La ética protestante y el espíritu del capitalismo. En ella se describía la vinculación del ascenso de la religión protestante con los valores de la explotación capitalista y se llega a decir: “lo absolutamente nuevo era considerar que el más noble contenido de la propia conducta moral consistía justamente en sentir como un deber el cumplimiento de la tarea profesional en el mundo[5]“. La conversión del trabajo en un valor es lo que también denuncia Debord como efectuado por la burguesía: “La burguesía es la primera clase dominante para quien el trabajo es un valor. Y la burguesía que suprime todo privilegio, que no reconoce ningún valor que no derive de la explotación del trabajo, ha identificado precisamente con el trabajo su propio valor como clase dominante y ha hecho del progreso del trabajo su propio progreso[6]“…

Cualquier modo de actividad que genere excedente, con la que se especule, que produzca alienación, reificación, mercancía, fetichismo, ya sea la considerada tradicionalmente como capitalista, ya sea la totalitaria, cualquiera que conduzca al hombre a la pasividad de una actividad que no controla, cualquiera de ellas es trabajo, luego podemos añadirle el adjetivo que queramos, trabajo alienado, asalariado, esclavista, basura, pero es trabajo. Palabra que, como nos indica Raoul Vaneigem, viene de “tripalium” que es un instrumento de tortura. O labor que significa “pena”…

…Si de lo que se trata es de ser productivos, la Asamblea de Jussieu o Tute Bianche, consideran que es preferible hacer un huerto y producir tomates, siendo este un modo de reapropiarse del trabajo que realizan. Pero, sobre todo, lo que destacan es la utilización del paro como modo de amenaza a los trabajadores. Actualmente los que tratamos de incorporarnos al mercado laboral, seamos estudiantes o no, tenemos todas las vías cerradas. En este contexto no podemos seguir considerando el paro como un elemento de marginación. La idea del pleno empleo es absurda y si se llegase de hecho a conseguir sólo se cedería con tal de tener a los desempleados callados, con tal de mantener la propia economía a salvo. Debemos tener conciencia de que actualmente el paro no es lo contrario del trabajo, sino un momento del mismo, así que si queremos abolir el paro debemos abolir primero el trabajo. Ellos nos dicen en muchos de sus textos: “Si, en lo sucesivo, se quiere tener una imagen del deterioro de la sociedad, no es el número de parados lo que se debe contar, sino el número de pobres, ¡tanto si trabajan como si no!… “Cuando el trabajo ya no permite vivir decentemente, cuando necesariamente hay que quitárselo a otro, cuando supone necesariamente renunciar a una parte de tu dignidad, cuando se convierte en una despiadada mecánica de exclusión y de división de la población mundial, se hace necesario reconocer que el escándalo del paro no es más que la pobre tapadera del escándalo del trabajo mismo[20]

…Los monos blancos o los parados franceses podrían suscribir la frase de Bob Black, él opina que tanto los sindicatos como los gerentes están de acuerdo en que deberíamos vender el tiempo de nuestras vidas con la única premisa de la supervivencia, lo único que hacen es regatear sobre el precio…

Bob Black llama al trabajo genocidio, asesinato en masa, el trabajo perjudica muy seriamente la salud, las cifras son alarmantes, no sólo de muertos o heridos, sino de enfermedades derivadas de la explotación laboral

la abolición del trabajo- maria santana

____________________________

______________________________


EL UNIVERSO PERDIDO DE LOS COMUNES, DEVORADO POR LA PROPIEDAD PRIVADA_”El tema de los comunes es tan importante porque en el proceso de globalización se privatizan todos los aspectos de la vida…” Silvia Federici.

LO COMÚN

paleolitico

Millones de años de vida en la tierra suministraron a los humanos los conocimientos suficientes y necesarios para sobrevivir, sobrevivir es ser capaz de vivir plenamente una especie cualquiera en un medio determinado.

El medio donde se despliega la vida lo pone la tierra, el universo; las habilidades físicas y mentales, los conocimientos necesarios para desarrollar las habilidades físicas  como las sociales para poder  sortear  con éxito las complicaciones que las relaciones implican, las transmite la especie, y la memoria necesaria para comprender los logros y los errores, las transmite la especie.

Todo lo dicho y más que no sé y más que no se puede traducir en palabras,  casi un todo, es lo común. Lo común, el medio indispensable para la supervivencia, está siendo privatizado desde que se inició la civilización,  es decir robado al uso y disfrute responsable, (los bienes comunales siempre se usan con responsabilidad pues el expolio es su destrucción)  de la comunidad. 

Primero algún grupo, dicen antropólogos que neurópata, se colocó por el engaño y la fuerza sobre los demás, empezó a vivir de los demás y a controlarlos, con el invento de la propiedad privada usurparon también el medio. El asalto les ha ocupado miles de años y estamos asistiendo al último acto de apropiación: la desaparición total de los bienes comunales, pues lo que no es conveniente para el poder se borra y se obvia hasta que desaparece de nuestra visión.

El Tejadelo de Sanabria. El aprovechamiento del bosque en Requejo era comunal, aportando a los habitantes del entorno: leña, madera, alimento y cama para el ganado, tintes, lámparas, medicinas, etc.

La pérdida de los bienes comunales, (englobaremos aquí toda la tierra, el aire, la atmósfera, y todo lo que está o vive en la tierra, con el poder absoluto para expoliar, modificar o destruir), y la privatización o  patentización de todos los aspectos de la vida, es ya un hecho. Es evidente que nunca es todo, que el mundo de relaciones comunales está en la misma base del capitalismo y de cualquier actividad humana y el hacer comunal es imprescindible para el capitalismo y no tiene capacidad de integrarlo en el mercado (la reproducción, el cuidado, el trabajo fantasma).

Si nos centramos en la especie humana, ha sido despojada ya de su medio donde desenvolver su vida, no es ya un bien comunal, es privado, se les ha impedido por tanto proporcionarse el sustento por sí misma, construirse un techo, procrear y criar a sus cachorros transmitiéndoles  conocimientos y herramientas imprescindibles para su propia supervivencia. Como consecuencia de esa usurpación es una especie sometida, privada de la libertad de desenvolver la vida y obligada a la esclavitud del trabajo.

Parece ser que en nuestros cerebros permanecen aún, a pesar de la larga y exhaustiva domesticación, los conocimientos necesarios para la supervivencia que han permitido nuestra vida, pues son depósitos que se producen muy lentamente y no se modifican caprichosamente. Ahora son precisamente esos saberes e intuiciones de lo justo y necesario los que entorpecen nuestra adaptación al medio capitalista, que al ser contrario a nuestra felicidad y supervivencia, es detectado como una agresión, pero como ya hemos adquirido referencias caracterológicas que nos hacen rechazar esas percepciones, lo racionalizamos aplicándonos los diagnósticos que publicitan a cerca de nuestro individual ser erróneo y lo asumimos como “defectos personales a superar” , cuando en realidad es una señal de alerta máxima ante un peligro real de supervivencia.

Cada comunidad destruida o impedida es un robo del común necesario para la existencia de la especie. La persecución y la desmembración de las comunidades humanas es objetivo principal de los poderes dominantes de todas las épocas, porque es condición necesaria para conseguir sometimiento temeroso y resignado de cada uno y de cada una de nosotros, desmadrado, a,  ya y  por eso débiles. Cada niña arrancada de la teta y desmadrada en instituciones, será una hembra confusa e incapaz de criar y defender sus crías y mucho menos enseñarles la supervivencia autónoma; cada niño arrancado de la teta y desmadrado en instituciones, será un macho confundido, incapaz de tener la seguridad básica para defender y proveer la vida y a desenvolverse en ella.

Cada nueva patente, cada compra es un nuevo robo, cada plan en marcha, cada operación en desarrollo una expoliación del común. Y la vida se va borrando de nuestro día cada vez más y solo percibimos estereotipos convertidos en mercancía.

Cada rastro de vida recuperada, cada hacer fuera del sistema, cada resistencia a someterse es mantener viva la llama de la vida esperando tiempos mejores

————————–

El silencio es un bien comunal, Ivan Illich: El silencio es un bien comunal-Ivan Illich

. Los nuevos dispositivos de gestión electrónica implican un cambio técnico del entorno humano que para ser benigno debe mantenerse bajo control político (uno que no sea sólo de los expertos).

Distingamos al medio ambiente como bien común del medio ambiente como riqueza.

Commons es una palabra del inglés antiguo. Según mis amigos japoneses, está bastante próxima al significado que iriai tiene aún en japonés. Commons, al igual que iriai,es un término que en la época preindustrial se usaba para designar ciertos aspectos del entorno.

La gente llamaba comunales a aquellas partes del entorno que quedaban más allá de los propios umbrales y fuera de sus posesiones, por las cuales –sin embargo– se tenían derechos de uso reconocidos, no para producir bienes de consumo sino para contribuir al aprovisionamiento de las familias. La ley consuetudinaria que humanizaba el entorno al establecer los bienes comunales era, por lo general, no-escrita. No sólo porque la gente no se preocupó en escribirla, sino porque lo que protegía era una realidad demasiado compleja como para determinarla en párrafos. La ley de bienes comunales regulaba el derecho de paso, de pesca, de caza, de pastoreo y de recolección de leña o plantas medicinales en los bosques.

…en el surgimiento de un nuevo orden capitalista…Las vallas en torno a los bienes comunales inauguraron un nuevo orden ecológico. El cercamiento no sólo transfirió el control de los campos de pastoreo de los campesinos al señor; también marcó un cambio radical en las actitudes de la sociedad frente al entorno natural. Antes, en cualquier sistema jurídico, la mayor parte del entorno se consideraba como bien comunal, con el que la mayoría de la gente podía abastecer sus necesidades básicas sin tener que recurrir al mercado. Después del cercamiento, el entorno natural se tornó principalmente una riqueza al servicio de “empresas” que, al organizar el trabajo asalariado, transformaron la naturaleza en bienes y servicios de los que depende la satisfacción de las necesidades de los consumidores. Esta transformación está en el punto ciego de la economía política.

Qué enorme diferencia vemos en los barrios de la ciudad de México durante los últimos veinte años. Entonces las calles de los barrios eran realmente bienes comunales. Alguna gente las utilizaba para vender hortalizas y carbón de leña. Otros colocaban sus sillas en las aceras para beber café o tequila. Otros se reunían en la calle para decidir quién sería el nuevo representante del vecindario, o para determinar el precio de un asno. Otros conducían sus asnos por entre la multitud, caminando próximos a sus bestias de carga; otros montaban en sus sillas. Los niños jugaban en las zanjas y, aún así, los caminantes podían usar la calle para ir de un sitio a otro.

Las calles no fueron construidas por la gente. Como cualquier otro bien común, la calle misma era el resultado de la gente que allí vivía y tornaba habitable ese espacio. Las viviendas que franqueaban las calles no eran hogares privados en el sentido moderno: garajes para el depósito nocturno de los trabajadores. El umbral separaba aún dos espacios vivientes, uno íntimo y otro común.

Pero ni los hogares en su sentido íntimo ni las calles como bienes comunales sobrevivieron al crecimiento económico.

La calle fue degradada, de bien comunitario a un simple recurso para la circulación de vehículos. La gente ya no puede circular por sus espacios, el tránsito desplaza su movilidad. Sólo puede circular cuando se le acota y se le traslada.

La apropiación del entorno por la minoría fue claramente reconocida como un abuso intolerable. Pero la aún más degradante transformación de las personas en miembros de una fuerza de trabajo industrial y consumidores fue tomada –hasta hace poco– como algo natural.

El cercamiento le niega a la gente el derecho a esa clase de entorno en el cual –a lo largo de la historia– se había fundamentado la economía moral de la subsistencia

Ivan Illich

. El cercamiento permite al burócrata definir la comunidad local como un ente incapaz de proveerse de lo necesario para su propia subsistencia. Las personas se tornan individuos económicos que dependen para su supervivencia de las comodidades producidas para ellos. Gran parte de los movimientos ciudadanos representan una rebelión contra esta inducida redefinición de la gente como consumidores.

Cuando yo nací, para la gente que vivía alejada de las rutas principales, la historia aún fluía lenta, imperceptiblemente. Gran parte del entorno era aún un bien común. La gente vivía en las casas que ella misma había construido; se desplazaba por caminos que eran apisonados por el paso de sus propios animales: era autónoma en la obtención y el aprovechamiento de las aguas; dependía tan sólo de su voz cuando deseaba hablar alto. Todo cambió con mi llegada a Brac. En el mismo barco en el que yo llegué en 1926, arribaba el primer altavoz a la isla. Muy poca gente allí había oído hablar de tal cosa antes. Hasta aquel día, hombres y mujeres hablaban con voces más o menos igualmente potentes. Todo eso cambiaría. El acceso al micrófono determinaría qué voces serían se amplificarían. El silencio dejó de ser un bien común; se tornó un recurso por el que habrían de competir los altavoces. El lenguaje en sí pasó de ser un bien común local a un recurso nacional para la comunicación.

 Así como los bienes comunales de espacio son vulnerables y pueden ser destruidos por la motorización del tránsito, así los bienes comunales de expresión son vulnerables y pueden ser fácilmente destruidos por la usurpación que de ellos ejercen los modernos medios de comunicación.

El silencio, según las tradiciones occidental y oriental, es necesario para que surja la persona. Nos lo arrebatan las máquinas que nos imitan. Fácilmente podemos hacernos cada vez más dependientes de las máquinas para hablar y pensar, del mismo modo que ya somos dependientes de las máquinas para trasladarnos.

Semejante transformación del entorno, del bien común a recursos productivos, constituye la forma básica de la degradación ambiental.

Por desgracia, la importancia de esta transformación ha sido ignorada o minimizada por la ecología política hasta el día de hoy. Es necesario que se le reconozca si pretendemos organizar movimientos para la defensa de lo que aún queda de los bienes comunales. Esta defensa constituye la tarea pública crucial para la acción política actual. Tal tarea debe emprenderse con urgencia, puesto que los bienes comunales pueden existir sin policía, pero los recursos naturales no. Así como sucede con el tránsito, las computadoras requieren policías, en cada vez más cantidad y de formas cada vez más sutiles.

Por definición, las riquezas requieren de la policía para su defensa. Una vez defendidas, su recuperación como bienes comunales se torna más y más difícil. Ésta es una razón especial para tal urgencia.

————————-


SEATTLE

CARTA DEL JEFE INDIO Noah Sealth, 1854

“¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aun el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿Como podrán ustedes comprarlos? Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de roció en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto, es sagrada a la memoria y el pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los arboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.

Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus paseos entre las estrellas, en cambio nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y asimismo ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia..

Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, nos está pidiendo demasiado. También el Gran Jefe nos dice que nos reservara un lugar en el que podemos vivir confortablemente entre nosotros. El se convertirá en nuestro padre, y nosotros en sus hijos. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros. El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino que también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada, y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre… Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los suyos, y por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano…

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra de sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres, como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorara la tierra dejando atrás solo un desierto. No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena la vista del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada… No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar cómo se abren las hojas de los arboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido parece insultar nuestros oídos.

leer más…

Un rio vivo

Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes…

¿Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia.”

_______________________________

El dominio de lo vernáculo

LO VERNÁCULO _  IVAN ILLICH

“El término vernáculo proviene de una raíz indo-germánica que implica la idea de enraizamiento, raigambre, morada. En latín vernaculum designaba todo lo que había sido criado, tejido, cultivado, hecho en casa”, también era vernáculo todo lo que se obtenía de los commons o ámbitos de comunidad; lo cual era distinto de lo que se obtenía a través del intercambio económico.

Vernáculo, asimismo, se refiere “a todo aquello que un hombre podía defender y proteger aunque no lo haya comprado ni vendido en el mercado”

“El sustento obtenido a través de estructuras de reciprocidad inscritas en cada aspecto de la existencia, diferentes del sustento que

proviene del intercambio monetario o de la distribución vertical”.

Illich retoma el término vernáculo ya que lo considera el más adecuado “para designar las actividades de la gente cuando no actúa movida por las ideas del intercambio”; es decir, para designar todas aquellas “acciones autónomas, fuera del mercado, a través de las cuales la gente satisface sus necesidades cotidianas; acciones que, por su naturaleza misma, escapan del control burocrático”.

Lo vernáculo puede definirse como aquello que no pasa por las manos de los profesionales sino que está controlado de manera autónoma por cada comunidad. El mercado -el sitio en donde los profesionales crean bienes y servicios escasos- nada tiene que ver con lo vernáculo.

Lo vernáculo es una forma de vivir, es la manera particular de preparar la comida, de adquirir la lengua, la forma de diversión, de parir, de vestir; es lo característico de una comunidad específica

 Pese a lo importante que lo vernáculo es para cualquier comunidad, la era industrial, y en especial la era del desarrollo se han encargado de desplazarlo. Es decir, con la era industrial toma importancia un fenómeno homogeneizador que atenta contra lo vernáculo. Las comunidades vernáculas no tienen cabida en un mundo globalizado y homogéneo, el cual es regido por supuestos económicos entre los que sobresale como el más importante el de la escasez.

Las comunidades tradicionales o vernáculas, pese al hostil ataque del mundo moderno y todas sus implicaciones -ataques disfrazados como promesas de bienestar, desarrollo, modernización, educación, etc.- aún subsisten en la mayoría de los países del Sur o subdesarrollado

Los profesionales consideran lo vernáculo como síntoma de atraso, no productivo, folklore, y por tanto; las comunidades vernáculas son vistas como comunidades subdesarrolladas y atrasadas, las cuales dadas sus condiciones deben ser ayudadas para desarrollarse. Ayuda para el desarrollo; ayuda que implica integrar a estas comunidades al gran sistema, o mejor dicho al gran mercado.

Leer más:  LO VERNÁCULO _ Illich, Sicilia, Robert

___________________________________

TODO EN COMÚN,   Peter Linebaugh

Cazadores-recolectoras

… el término ―los comunes‖ abarca todo lo producido por los seres humanos, los países del  mundo, la substancia de la tierra, aire, agua y fuego, la biosfera, el espectro electro-magnético y el universo…el asalto neoliberal a los bienes comunes y la criminalización de los mismos, desde la selva húmeda hasta la aldea…

―Todo en común‖. La frase debería impactar: desahucios en América, demolición de chozas en Sudáfrica, destrucción de bosques en Perú, desecamiento de los ríos, privatización de los recursos en Irak, aniquilación de la aldea africana. En nuestro mundo de privatización neoliberal, la frase se convierte fácilmente en una consigna, si no en una panacea.

…Los iroqueses habían sostenido desde hacía tiempo el espejo del comunalismo ante la privatización europea. Cien años antes de Handsome Lake, Baron Lahontan, que viajó a la tierra de los iroqueses en la década de 1680 escribió: ―las naciones que no están corrompidas por la vecindad de los europeos son extrañas a los conceptos de Meum y Tuum [mío y tuyo], y a todas las leyes, a todos los jueces y a todos los curas‖. Es claramente el mejor de los anarquismos, y como cazador que era, añade, ―hay que estar muy ciego para no darse cuenta de que la Propiedad de los Bienes es la única fuente de todos los desórdenes que confunden a las sociedades europeas‖.

Hacia el final de su vida, Marx estudió a los árabes, los argelinos, la gens iroquesa y el mir ruso. Marx se convenció de que ―la comuna es el eje de la regeneración social en Rusia‖.

comunismo‖. En una de sus famosas cartas a Zasulich escribió: ―La comuna rural [en Rusia] encuentra [al capitalismo en occidente] en un estado de crisis que solo se terminará cuando el sistema social sea eliminado por el retorno de las sociedades modernas al modelo ‗arcaico‘de propiedad comunal.‖

…  Karl Marx anotó: ―cada día a la hora del crepúsculo, una cena en común se servía a todo el cuerpo de la comunidad que acudía.‖ Y con los bienes comunes, la gratitud. Marx anotó que la comida empezaba con un agradecimiento: ―era una exclamación prologada de una sola persona en una tonalidad alta y estridente, que caía después en cadencia hasta el silencio.‖ (Marx, p. 172-3)

—————————

GUILLERMO RENDUELES- psiquiatra

la bendición del trabajo

“En la psiquiatría se recoge tanto la malaria urbana que sufrimos como las falsas respuestas. Las cifras reflejan un malestar, pero el relato del malestar, descontextualizado…

Es un cajón desastre que cuantitativamente te dice muy poco, pero cualitativamente habla de más cosas.

… De una tendencia más profunda que no empieza con la crisis: el proceso de individualización, de la pérdida de cualquier cultura y saber popular

: la psiquiatría, con unos saberes muy débiles pero flexibles, ha conquistado esos espacios de microculturas populares que permitían una asunción colectiva de los malestares y otros enfoques… . La psiquiatría, sabiendo muy poco, es muy flexible, se puede aplicar a todo.

En todos los casos se trata de desubicar, descontextualizar y despolitizar el sufrimiento reduciéndolo a lo íntimo y llevándolo al despacho del psicólogo. ¿Qué se dice a alguien que tiene estrés laboral? Individualízate más, defiéndete más, no te metas en nada, no te comprometas, protégete en tu pequeño mundo, tus pastillas, tus consejos psicológicos…

La psiquiatría produce impotencia.

Son las redes sociales, tradicionales o nuevas, las que mejoran la salud mental. Pero este saber no se desarrolla, se desprecia. Sólo se estudian las vulnerabilidades individuales.

… saberes producidos a partir del propio cuerpohan sido colonizados y reconvertidos… Aquellas técnicas espontáneas del saber común de las mujeres han sido sepultadas bajo la tecnificación

Si se lograra colectivizar ese sufrimiento, que no parte de lo íntimo como dicen, sino de las relaciones sociales, desde luego sería un motor de transformación social. Porque el único remedio real consiste en crear redes seguras, estables, serenas. Lo único que existe contra la agarofobia o los miedos es que la calle sea siempre un sitio donde haya alguien que pueda echarte una mano si te pasa algo. Los críos que juegan en la calle y se pueden alejar sin tener miedo son los que saben que su madre siempre va estar allí si se pierden.

La ansiedad viene por el contrario de no poder confiar en nada ni en nadie. La tristeza y los malestares son un fermento

Pieter_Bruegel_the_Elder-_The_Corn_Harvest_(August)

del que podría salir fuerza revolucionaria…”

“…La gente ha sido desposeída de sus saberes comunes para criar hijos, para el sexo, para envejecer, para luchar contra la explotación laboral y necesita técnicos que provistos de saberes psi le enseñen a vivir. Psicopedagogos para criar hijos sanos mentalmente, sexólogos para concebirlos, psicólogos para hacer duelo por la muerte de los deudos, gerontopsicólogos para envejecer saludablemente y neuropsiquiatras contra el mobbing (…) Ambos ofrecen lo que no pueden dar: remedios técnicos para resolver sufrimientos sin romper los marcos de la situación que genera esos dolores y que no son otros que individualismo o el mercado
…Depsiquiatrizar o depsicologizar la vida cotidiana supone recuperar un saber común que antes tenía la mayoría de la gente para gestionar las situaciones de sufrimiento o conflicto sin recurrir a unos técnicas psi o una pastillas con dudosa o excesiva eficacia (las pastillas psiquiátricas son a veces demasiado eficaces y permiten tolerar situaciones intolerables adormeciendo los sentimientos que permiten cambiarlas)… “

————————-

Entrevista en Traficantes de sueños a SILVIA FEDERICI

“El tema de los comunes es tan importante porque en el proceso de globalización se privatizan todos los aspectos de la vida, incluido el cuerpo, bienes materiales y tierras comunales. Frente a esta desposesión, nos damos cuenta de la importancia de todo lo que estamos perdiendo.

Siempre actúan contra la gestión colectiva de los medios básicos de subsistencia. En los últimos 10 años ha habido una política clara del Banco Mundial para forzar a los países a cambiar las leyes para que se restrinja ese uso comunal. El cercamiento es ya extenso,  el invento de las patentes, del conocimiento, patentes de los genes, de vegetales…

Este ataque que se produce en todos los ámbitos de la vida es un ataque a las formas de relación sociales, a todo el acerbo cultural heredado. La fuerza política de los comunes ahora señala que hay una forma de organización común que no pasa ni por el mercado ni por el estado. Ofrecen una alternativa Por una parte nos permiten la noción de que podemos reapropiarnos de una serie de recursos que han sido privatizados y que necesitamos si queremos recuperar la vida. Al mismo tiempo enseñan que hay una forma de organizarse de forma colectiva, de recuperar una forma de relacionarse. La lucha por los comunes ha despertado a la situación indígena, los comunes están todavía alrededor nuestro y sin ellos nuestra vida no sería posible. A la vez que hay privatización, está la capacidad que tenemos de hablar que se basa en lo común.

La institucionalización de los comunes, es otro peligro, el Banco Mundial implementa la protección de patrimonios de la humanidad y lo que hace es ocuparlo por el turismo y destruirlo convirtiéndolo en mercancía. La privatización de todo no le viene bien al poder. Los comunes están alrededor de nosotros y se toma el papel de reproducción como una gestión de los comunes. Pero no debemos confundir una gestión común de los recursos con un trabajo de las mujeres no remunerado. El trabajo y el cuerpo de las mujeres se han constituido en un común negativo, algo que cualquiera puede coger y utilizar. Eso hace que este trabajo sea considerado como un trabajo común y no lo es en absoluto, porque este trabajo de reproducción está inmerso en un una sociedad monetarizada. Las mujeres están creando y manteniendo los comunes, mucha gente puede sobrevivir por este trabajo y no se tiene en cuenta”

http://www.traficantes.net/index.php/trafis/libreria/noticias/silvia_federici_en_madrid_actos_de_presentacion_de_su_libro_caliban_y_la_bruja

————————–

El Derecho de lo común

Carlos Rivera LugoRebelión

fiesta campesina

 Todo encantamiento ha terminado: con ello el reino de la posibilidad reside por entero en nuestras comunes y potentes mano.

Antonio Negri, Fin de siglo

“… Parafraseando a ese genial sociólogo jurídico, el austriaco Eugen Ehrlich, es el Derecho vivo del pueblo que se va liberando de las cadenas del Derecho estatal para trascender el Derecho muerto de éste: el de los textos de las leyes, los códigos, los reglamentos, las órdenes ejecutivas y las decisiones judiciales, así como las prácticas institucionales que las prescriben. El Derecho estatal crecientemente es desplazado hacia la periferia de la vida social, económica y política. En su lugar, se van constituyendo como nuevo centro de gravedad del Derecho aquellas fuentes materiales más ricas, pertinentes y esperanzadoras como lo son, precisamente, las experiencias de lo común. Son nuestras luchas, pero también nuestras construcciones; es aquello que apalabramos, así como nuestros saberes; son nuestras riquezas naturales; es la autodeterminación y la soberanía como la gobernanza de todos, por todos y para todos. Lo común es nuestro modo históricamente determinado de estar juntos y cooperar los unos con los otros en torno a fines consensuados. Lo común se realiza en la socialización cabal de su gestión y producto. Lo común se encarna en todos y todas. Lo común es de todos y todas.

Lo que justamente hace que lo común se vaya afincando progresivamente como eje de este Derecho vivo es su condición como expresión de la vida misma…”

————————————-

“LA DEMOCRACIA DE LA MULTITUD” 2004. Michael Hadt y Antonio Negri.

 “…paradójicamente, lo común aparece en ambos extremos de la producción biopolítica: es el producto final y es condición preliminar de la producción.

Lo común es al mismo tiempo natural y artificial, es nuestra primera, segunda, tercera y enésima naturaleza. Por lo tanto, no hay singularidad que no se halle, en sí misma, establecida en lo común.

No hay comunicación que no esté sostenida por una conexión común y puesta en práctica a través de ella. No hay producción que no sea cooperación fundada en la comunalidad. En este tramado biopolítico, las multitudes interactúan con otras multitudes, y desde los miles de untos de intersección, desde los miles de rizomas que enlazan estas producciones multitudinarias, desde las miles de reflexiones nacidas en cada singularidad, emerge inevitablemente la vida de la multitud.

las_espigadoras- Millet-1848

La multitud es un conjunto difuso de singularidades que produce una vida común; es una especie de carne social que se organiza a sí misma en un nuevo cuerpo social. Esto es lo que defiende a la biopolítica. Lo común, que es al mismo tiempo un resultado artificial y un fundamento constitutivo, es lo que configura la sustancia móvil y flexible de la multitud. Desde el punto de vista ontológico, el poder constituyente de la multitud es la expresión de esta complejidad y la clave que recorre lo común biopolítico para expresarlo aún más amplia y eficazmente.

Desde el punto de vista sociológico, el poder constituyente de la multitud se hace presente en las redes de cooperación y comunicación del trabajo social. La relación de lo común con la multitud, que se presenta paradójica desde el punto de vista ontológico, por el hecho de que lo común es al mismo tiempo precondición y resultadode la producción de la multitud, aparece ahora, en términos sociales y todavía más en términos de trabajo, perfectamente exenta de problemas. Como hemos afirmado anteriormente, hoy se verifica una progresiva transformación en lo común de las diversas formas de trabajo en toda la economía y a lo largo y ancho del mundo. Estamos asistiendo al declive de las divisiones antes inquebrantables entre los trabajadores agrícolas y los obreros industriales, entre las clases trabajadoras y los pobres, etc. En su lugar, el carácter cada vez más común del trabajo en todos los sectores asigna una nueva importancia al conocimiento, a la información, a las relaciones afectivas, a la cooperación y a la comunicación. Aunque cada forma de trabajo sigue siendo singular, todas ellas desarrollan bases comunes, que hoy día tienden a convertirse en condición de toda producción económica, y a su vez, la producción misma produce lo común: relaciones comunes, conocimientos comunes, etc. La producción basada en la cooperación y la comunicación permite entender con total claridad cómo lo común es la creación de una nueva comunalidad. De manera similar, tampoco puede tener lugar la comunicación sin una base común, y el resultado de la comunicación es una nueva expresión

común. La producción de la multitud lanza lo común a una espiral de círculos virtuosos cada vez más amplios. Esta producción creciente de lo común no niega en modo alguno la singularidad de las subjetividades que constituyen la multitud. De hecho hay un intercambio recíproco entre las singularidades y la multitud en su conjunto, que afecta a ambos y que tiende a formar un tipo de motor constituyente. Tal producción común de la multitud implica una forma de poder constituyente, por cuanto las propias redes de la producción cooperativa designan una lógica institucional de la sociedad. Las redes de la producción social proporcionan una lógica institucional capaz de sustentar una nueva sociedad. Por lo tanto, el trabajo social de la multitud conduce directamente a la proposición de la multitud como poder constituyente.

——————————-

La renta garantizada como proceso constituyente._ Antonella Corsani y Maurizio Lazzarato

Multitudes

“Estamos confrontados con una acumulación capitalista que ya no se funda solamente sobre la explotación del trabajo en el sentido industrial del término, sino sobre la explotación del conocimiento, de lo viviente, de la salud, del tiempo libre, de la cultura, los recursos relacionales entre individuos (comunicación, socialización, sexo), del imaginario, de la formación, del hábitat etc. Lo que se produce y se vende, no son ni siquiera bienes materiales o inmateriales, sino formas de vida, formas de comunicación, estándar de socialización, educativos, de percepción, de vivienda, de transporte, etc.

La explosión de los servicios está directamente vinculada a esta evolución, y ya no se trata exclusivamente de unos servicios industriales, sino dispositivos que organizan y controlan “formas de vida”. Para la acumulación del capital, las diferencias étnicas, religiosas y culturales se hacen mercancías con el mismo título que la reproducción biológica de la vida. La vida y sus diferencias se hacen unos

Espigadores y espigadoras

factores de valorización para un capital siempre más nómada.

La globalización que estamos viviendo no es ni siquiera extensiva (deslocalización, etc.), sino tan intensiva, y concierne tanto a los recursos cognoscitivos, culturales, afectivos y comunicativos (la vida de los individuos) como los territorios, los patrimonios genéticos (humanos, vegetales y animales), los recursos de la vida de las especies y del planeta (el agua, el aire, etc.). Esta “puesta al trabajo” de la vida por un capital cada vez más globalizado, deviene posible por las lógicas neoliberales, es generadora de inseguridad. Inseguridad y riesgos de la vida en su globalidad, y no más del trabajo como en el fordismo: de la pobreza a la vaca loca, de la exclusión al Sida, del problema de la vivienda a la” identidad sexual “, son los fundamentos de la vida misma que son removidos.

Debemos resistir a las políticas neoliberales, pero a partir de la afirmación, en positivo, de la potencia de esta “vida”. Es decir, debemos pensar más allá del trabajo y más allá de sus formas clásicas de explotación, lo que no significa negar la explotación, sino comprenderla en este contexto más amplio.”

——————————————-

Antonio Orihuela:

CONSTRUIR LO COMÚN

¿Cómo pueden crecer los arbolillos

bajo toda la nieve del invierno? (Bertold Brecht)

Se puede, a pesar de todo. A pesar de que “negras tormentas agitan los aires”, podemos “cambiar el mundo de base”. Depende de nosotros, de nuestra voluntad, de nuestra tenacidad, de nuestro valor.

“Las cosas se hacen reales cuando las gentes las hacen reales”.

La memoria de nuestros muertos viene en auxilio.

“Los muertos indóciles

sin nombre en sus tumbas”

nos recuerdan la rebelión interminable y orgullosa de los esclavos. La memoria, como un manantial, del que brotan palabras

“mascullando revolución,

comunismo libertario

el topatós”.

Ellos nos quieren zombis de su Mercado y de sus neurosis de poder. Nosotros podemos construir lo común, las formas de socialización y de humanidad que nos han robado o impedido. Apoyo mutuo, conciencia y solidaridad de clase, desobediencia, viejas y novísimas palabras para detener la locura organizada.

“Nuestra vida debe ser enemiga del capitalismo” y para ello debemos apagar nuestra muerte,

“llenarnos de lentitud, de fiesta, de sentido”.

“Dejar de ser ellos,

renunciar a ser como ellos,

ni un minuto más ellos”

reapropiarnos de nuestro tiempo

——————————-

Conocimiento colectivo, memoria de lo común.   Antonio Orihuela

Debería ser obvio que la inteligencia es, ante todo, un producto social, unión no sólo de ideas sino, sobre todo, de personas…

El control y apropiación de la inteligencia colectiva por parte del Capital implica una nueva batalla sobre los derechos de propiedad del conocimiento o, lo que es lo mismo, sobre los lugares por donde cortar los «saberes sociales acumulados» por los que no pagamos ningún derecho, del flujo de la producción de conocimiento que definen los segmentos de trabajo cognitivo controlados por el Capital. En palabras de Negri «la explotación de lo común se ha convertido en el locus de la plusvalía». ..

Se trata, en suma, de privatizar lo abundante y hacerlo escaso, de hacer pagar al ciudadano por lo que ya usa.

Nuestra capacidad de cooperación es el arma más impecable contra el capitalismo. Por encima de los efectos tangibles que produce, la cooperación supone la puesta en valor de unos principios no sólo ajenos y antagónicos al sistema capitalista, sino que preexisten a él como autorresponsabilidad, voluntariedad participativa, solidaridad, responsabilidad social y compromiso hacia los demás.

conocimiento colectivo, memoria de lo común- antonioorihuela

____________________________________

“Comunal no es municipal. Otra vez el estado contra el pueblo” de F. Romero.

“Comunal es un régimen especial de gestión directa de los vecinos de bienes muebles y sobretodo inmuebles, de carácter ancestral. Lo que está bajo gestión comunal no puede ser enajenable y su explotación no puede ser nunca exclusiva para un individuo o una institución. Lo municipal es lo que depende de la gestión de los ayuntamientos, que no son los vecinos, sino los gobiernos locales cuyos intereses no son los mismos que los de los vecinos por mucho que se diga lo conrrario.”

Leer…  Comunal no es municipal.

___________________________________

Les glaneurs et la glaneuse  (Los espigadores y la espigadora) un documental  de Agnès Varda  

El primero de ocho videos:

_________________________________

La defensa de los bienes comunales Colombia: si luchamos por el territorio es porque allí está la defensa del bien común

https://losmovimientoscontraatacan.wordpress.com/2012/03/03/colombia-la-defensa-de-los-bienes-comunes/

________________________________-


ESCOLARIZACIÓN Y DOMA CONTRA EL APRENDIZAJE_ “…para la mayoría de los seres humanos, el derecho a aprender se ve restringido por la obligación de asistir a la escuela.”_ Ivan Illich.

Es la propia niñez lo que ha sido amputada, pues no se da lugar ni ocasión al niño y a la niña de vivir una infancia.

La búsqueda actual de nuevos embudos educacionales debe revertirse hacia la búsqueda de su antípoda institucional: tramas educacionales que aumenten la oportunidad para que cada cual transforme cada momento de su vida en un momento de aprendizaje, de compartir, de interesarse.” Ivan Illich

Siempre que nos ponemos a pensar sobre cualquier tema, ahora cuando pienso en educación, me enfrento al primer gran escollo, que

niños jugando en zona libre

entendemos por “educación”, cada cual ha hecho suya un significado singular de un significado oficial y aún existe otro significado natural o menos manipulado al que añadiremos las subjetivas asunciones por cada cual. Educación es ya una palabra cuya asociación con: tacto, maestría, respeto o consideración, o como: instrucción, adiestramiento, ilustración, corrección, civismo… Pero en manos oficiales se convierte en una palabra clave a la que se ha cambiado el sentido, aun así no podemos dejar de utilizarla

Llamaremos escolarización a la aplicación de ideas o normas prefijadas  sobre el significado de la realidad y sus enigmas y sobre todo a la manipulación de los comportamientos y la forma de desenvolverse en todos los aspectos de la vida.

Enseñar a cerca de los conocimientos y herramientas que van a ser precisas para enfrentarse a esa realidad, educaciónaprendizaje porque es una ayuda natural  a alguien que demanda en su actividad, apoyo o iniciación en  lo desconocido

La escolarización va ligada a un suministro de algo desde arriba,  representa la posición de poder de alguien preparado específicamente para ello,  que  se supone está en posesión del saber acerca de  todas las cosas sobre todo lo que le falta o necesitan los niños, as, jóvenes… con el único límite que el que se auto impongan, con la seguridad de que ellos y ellas todo lo ignora y por su propio bien han de acatar e incluso estimar la imposición que se ejerce sobre ellos y ellas. Los y las profesoras, a los que hacen creer los títulos que se les han otorgado que la manipulación de los  alumnos, as de edades sucesivas  que se echan en sus manos son un campo en barbecho ( literal) al cual se pueden aplicar todos los programas que les ordene “la autoridad pedagógica”,así como su propia ideología, sus propias neuras , manías, caprichos, sabiendo que no hay nada que les controle o limite, siempre que el maltrato sea psicológico, aunque no falta el castigo físico encubierto, y no haya “abusos sexuales”.

Por eso la escolarización es clave de la institución patriarcal y autoritaria, se manifiesta primero en la familia, continuando con la guardería, la escuela, el instituto o la FP, la universidad, la sanidad hospitalaria, la policía, la justicia, la prisión, el ejército, el partido, los  medios de comunicación, la iglesia y el mismo estado. Las instituciones que rigen nacimiento, vida y muerte de todo quisqui

——————————–

Pero en el principio está el nacer

hospital, ¿nido?

Consuela saber que no siempre hemos llegado al mundo con ese desconsolado llanto, que hubo un tiempo en el que nos recibían con calor los brazos de una madre llena de oxitocina y dispuesta a amamantar y a proteger a su cría con su propia vida y con el respaldo de toda su comunidad. Conforta saber que aun hay comunidades que conservan esa característica que compartimos con los mamíferos, cosa que, al menos en teoría, aun somos. Vivifica saber que aun hay quienes se empeñan en luchar para que esto siga así en sus vidas y por lo tanto en las de todos, as. Pero aquí y ahora casi nadie se ha librado del nacimiento hospitalario, donde se nos infringe la primera herida

Pasaremos por encima de la doma realizada en la familia bajo la presión de los usos del momento, es decir, la propaganda conductista-consumista, las imposiciones de la mafia médica y del propio estado que dicta desde sus instituciones lo que ha de hacerse o dejarse de hacer con la nueva criatura. Aumentando su presión cada día hasta arrancar del seno de su familia a las crías cada vez más temprano, tratando de evitar lo poco que queda en la familia de aprovechable, con mucha suerte un poco de cariño o protección, pero todo es demasiado si lo que se pretende es evitar a toda costa la crianza

Por eso, y aunque el cuerpo docente se esfuerza en refutarlo, la alienación de las crianzas está en manos del colegio, sin olvidar el poderoso trabajo que ejerce la televisión que ha tomado las casas. En realidad todas las niñas y niños de las últimas generaciones se han criado como huérfanos, as, mediopensionistas encerrados en  una institución, que no salvo por los dibujitos en las paredes, no se diferencia en esencia de las cárceles modernas, pues en esencia eso es lo que son, cárceles. Van a una casa por las noches donde se reúne la familia después de que cumplir todos con el horario laboral. Una doble vida en la cual el desconcierto es mayúsculo. Por más que en familia se esfuercen en reproducir una vida común, es imposible, pues la vida se pasa en los trabajos respectivos y la ansiedad y el desconocimiento mutuo es lo único que  encuentran, el poco tiempo que pasan juntos lo monopoliza la televisión

bien vigilados

En realidad lo que se ha cercenado no es solo el clan o comunidades donde se tenía el derecho de cuidar de los suyos a su manera, sino es la propia niñez lo que ha sido amputada, pues no se da lugar ni ocasión al niño y a la niña de vivir una infancia Se les obliga a actuar como aprendices de adultos, as en un mundo del que están siempre excluidos como lo que son. Se les atiborra de la civilización que desplaza al mundo de nunca jamás el crecer seguros rodeados de amor explorando el mundo con la curiosidad desbordante de los críos, as de siempre en otra realidad, el aprendizaje a demanda entre juegos y risas con las espaldas bien cubiertas por el amor incondicional

El colegio es una cárcel para las crías humanas donde se les interna para apartarles de la infancia, que es considerada una peligrosa etapa improductiva y contraproducente, que no puede quedar fuera del control. Se les priva de la libertad de disponer del entorno, de recorrerlo al tiempo que aprenden. Así se les aplican la cruel y castrante educación sin ojos que lo observen que no hayan sido comprados para calla, ni nadie que los proteja y allí viven un horror sin fin que condicionará sus vidas

La tristeza y la indefensión que sienten ante tal atropello son tan desoladoras que tienen que acorazarse para sobrevivir, están solos, as, sin madres, ni padres, sin sus seres cercanos, unas personas desconocidas les imponen su estructura sin contemplaciones y no pueden hacer nada, solo someterse y resignarse. Es la nueva herida en la que no dejarán de hurgar mientras dure el secuestro, entre quince y dieciocho años de escolarización, y más si “siguen estudiando” y después, se les considerará preparados, as para incorporarse al mundo del trabajo, si “tienen suerte”. No importa lo que se sea o lo que se sepa hacer, lo que se aprende fuera de la escuela no se admite como conocimiento, preparación o experiencia, de hecho solo los títulos consumidos tienen un valor acumulativo.

la escuela colonizadora- AKROFROM KUMASI

Los principales objetivos de la escolarización son, en primer lugar la asunción de la injusticia y la arbitrariedadcomo algo ineludible, reprimiendo la rebeldía y la protesta  contrariando el sentido común que aún tienen. Eso facilitará la aceptación de la autoridad patriarcal impuesta a todos los niveles y la asunción de la estructura piramidal de poder. En tan largas jornadas que aseguran automatismos, se enseña a vivir la cotidianidad cuartelaria: disciplina, normas arbitrarias, favoritismos, segregación de las minorías, comida basura, obediencia ciega, asumiendo la autocensura como control natural y necesario.  Consecuencia aceptarán como “naturales” las demás instituciones del estado

La escolarización obligatoria es la mayor garantía para la producción de individualidades, calcadas unas de otras, atomizadas, temerosas de todo y acostumbradas a la obediencia, a la resignación a la injusticia, a aceptar todo lo que se les suministra, habiendo perdido ya todo interés o curiosidad, horrorizadas ante lo inédito, con la única aspiración de que se les permita llevar la vida que desean, la que se les ha dicho que tienen que desear

La institución de la enseñanza obligatoria pretende ser una fábrica de los subhumanos que ha necesitado el capitalismo

 Funcionarios, as docentes son los ejecutores del plan fijado, realizan su labor por devoción a una posición y un sueldo

Niños jugando_ goya

privilegiados, a cambio han de ejecutar su tarea: domesticar las hordas de vida  que se recluta cada año y convertirlos en pasmadas camadas de carne de cañón o taimados supervivientes dispuestos a medrar a cualquier precio.

Fracasan casi siempre, pero el daño del que son ejecutores, cómplices, o innovadores es  inconmensurable

——————————-

Curriculum oculto_ Ivan Illich

Para poder ver claramente las disyuntivas a que nos enfrentamos, debemos primero distinguir entre el aprendizaje y la escolaridad, lo cual significa separar el objetivo humanístico del maestro del impacto de la estructura invariante de la escuela. Esa estructura oculta constituye una forma de instrucción  que el maestro o el consejo de la escuela nunca llegan a controlar.  Transmite indeleblemente el mensaje de que sólo a través de la escuela podrá el individuo  prepararse para la vida adulta en la sociedad, que lo que no se enseña en la escuela carece de valor, y que lo que se aprende fuera de la escuela no vale la pena aprenderlo.

Yo lo llamo el curriculum oculto de la escolaridad porque constituye el marco inalterable del sistema, dentro del cual se hacen todos los cambios en el curriculum. El curriculum oculto siempre es el mismo, cualquiera que sea la escuela o el lugar. Obliga a todos los niños de cierta edad a congregarse en grupos de alrededor de treinta, bajo la autoridad de un maestro autorizado, durante quinientas, mil o más horas al año. No importa si el curriculum esté diseñado para enseñar los principios del fascismo, el liberalismo, el catolicismo, el socialismo, o la liberación, mientras la institución reclame la autoridad de definir cuáles actividades son las que considera “educación” legítima.

No importa si el propósito de la escuela es producir ciudadanos soviéticos o norteamericanos, mecánicos, o doctores mientras no se pueda ser un ciudadano o doctor si no se ha graduado. No importa si todas las reuniones ocurren en el mismo lugar mientras se consideren una asistencia: cortar caña es trabajo para los cañeros, corrección para los prisioneros, y parte del curriculum para los estudiantes. Lo que importa en el currículum oculto es que los estudiantes aprendan  que la educación es valiosa cuando se adquiere en la escuela a través de un proceso graduado del consumo; que el grado de éxito de que disfrutará el individuo en sociedad depende de la cantidad de conocimientos que consume; y que los conocimientos sobre el mundo son más valiosos que los conocimientos adquiridos del mundo.

La imposición de este curriculum oculto dentro de un programa educativo distingue la escolarización de otras formas de educación planeada. Todos los sistemas escolares del mundo tienen características comunes en relación a su producto institucional, y éstos son el resultado del curriculum oculto común de todas las escuelas.

Debe entenderse claramente que el currículum oculto de las escuelas traduce la enseñanza de una actividad en una mercancía cuyo mercado se monopoliza por la escuela. El nombre que ahora damos a esta mercancía es “educación”, producto cuantificado y acumulativo de unan institución profesionalmente diseñada denominada escuela, cuyo valor puede medirse por la duración y lo costoso de la aplicación de un proceso (el curriculum oculto) al estudiante. El graduado de una universidad locuaz y el que recibe un título de una universidad famosa podrán haber adquirido 135 créditos en cuatro años, pero están totalmente conscientes del valor diferencial de su acervo de conocimiento. 

En las calle ya no se juega

———————————

La sociedad desescolarizada_ Ivan Illich, pdf:  IvnIllich_lasociedaddesescolarizada

———————————-

Aviso a la vida sobre la muerte que gobierna los centros del saber que se sabe o burocrático

Ellos no son sino las ideas dominantes, que gobiernan sin hilos tanto a dirigentes como a súbditos. Ideas conocidas bajo muchos nombres: Ideología, Progreso, Promoción, Fe, Nacionalismo o Futuro. Y su esencia es la misma: el absolutismo del círculo -la necesidad-, el aplazamiento del placer presente. Ellos continúan vigilando, reprimiendo, castigando a quien cuestiona lo absoluto de sus referenciales. Estudiando. Ahora espían a través de su agente más secreto: uno mismo. Un funcionario con licencia para matar, desde luego. Misión: mutilarse en el interior de los centros del saber. STOP. Someterse al implante de ojos muertos. STOP.

CENTROS DEL SABER BUROCRÁTICO.Subsuelo

——————————–

¿POR QUÉ DEBEMOS PRIVAR DE APOYO OFICIAL A LA ESCUELA?

Los adiestran ( a los estudiantes) a confundir proceso y sustancia. Una vez que estos dos términos se hacen indistintos, se adopta una nueva lógica: cuanto más tratamiento haya, tanto mejor serán los resultados. Al alumno se le “escolariza” de ese modo para confundir enseñanza con saber

A su imaginación se la “escolariza” para que acepte servicio en vez de valor.

 La salud, el saber, la dignidad, la independencia y el quehacer creativo quedan definidos como poco más que el desempeño de las instituciones que afirman servir a estos fines

la institucionalización de los valores conduce inevitablemente a la contaminación física, a la polarización social y a la impotencia psicológica: tres dimensiones en un proceso de degradación global y de miseria modernizada. Explicaré cómo este proceso de degradación se acelera cuando unas necesidades no materiales son transformadas en demanda de bienes; cuando a la salud, a la educación, a la movilidad personal, al bienestar o a la cura psicológica se las define como el resultado de servicios o de “tratamientos”.

No sólo la educación sino la propia realidad social han llegado a ser escolarizadas.

desescolarizados

Tanto el pobre como el rico dependen de escuelas y hospitales que guían sus vidas, forman su visión del mundo y definen para ellos qué es legítimo y qué no lo es. Ambos consideran irresponsable el medicamentarse uno mismo, y ven a la organización comunitaria, cuando no es pagada por quienes detentan la autoridad, como una forma de agresión y subversión. Para ambos grupos, el apoyarse en el tratamiento institucional hace sospechoso el logro independiente

Las burocracias del bienestar social pretenden un monopolio profesional, político y financiero sobre la imaginación social, fijando normas sobre qué es valedero y qué es factible. Este monopolio está en las raíces de la modernización de la pobreza. Cada necesidad simple para la cual se halla una respuesta institucional permite la invención de una nueva clase de pobres y una nueva definición de la pobreza. Hace diez años, lo normal en México era nacer y morir uno en su propia casa, y ser enterrado por sus amigos

Ahora, el comenzar y acabar la vida en casa se convierten en signos, ya sea de pobreza, ya sea de privilegio especial. El morir y la muerte han venido a quedar bajo la administración institucional del médico y de los empresarios de pompas fúnebres.

Una vez que una sociedad ha convertido ciertas necesidades básicas en demandas de bienes producidos científicamente, la pobreza queda definida por normas que los tecnócratas cambian a su tamaño. La pobreza se refiere entonces a aquellos que han quedado cortos respecto de un publicitado ideal de consumo en algún aspecto importante

Debería ser obvio el que incluso con escuelas de igual calidad un niño pobre rara vez se pondrá a la par de uno rico. Incluso si asisten a las mismas escuelas y comienzan a la misma edad, los niños pobres carecen de la mayoría de las oportunidades educativas de que dispone al parecer el niño rico… el estudiante más pobre se quedará atrás en tanto dependa de la escuela para progresar o aprender

en las calle ya no se juega

La mayoría de los países han llegado al punto de “despegue” hacia el desarrollo económico y el consumo competitivo y, por lo tanto, hacia la pobreza modernizada: sus ciudadanos aprenden a pensar como ricos y vivir como pobres. En estos países la mayoría ya está enviciada con la escuela, es decir, han sido “escolarizados” para sentirse inferiores respecto del que tiene una mejor escolaridad

la sola existencia de la escuela desanima al pobre y le invalida para asir el control de su propio aprendizaje. En todo el mundo la escuela tiene un efecto antieducacional sobre la sociedad: se reconoce a la escuela como la institución que se especializa en educación.

El trabajo, el tiempo libre, la política, la vida ciudadana e incluso la vida familiar, dependen de las escuelas, en lo concerniente a los hábitos y conocimientos que presuponen

La escuela obligatoria polariza inevitablemente una sociedad; califica asimismo a las naciones del mundo según un sistema internacional de castas. A los países se los califica como castas cuya dignidad la determina el promedio de años de escolaridad de sus ciudadanos, tabla de calificación que se relaciona íntimamente con el producto nacional bruto per cápita, y es mucho más dolorosa.

La existencia misma de las escuelas obligatorias divide cualquier sociedad en dos ámbitos: ciertos lapsos, procesos, tratamientos y profesiones son “académicos” y “pedagógicos”, y otros no lo son. Así, el poder de la escuela para dividir la realidad social no conoce límites: la educación se hace no terrenal, en tanto que el mundo se hace no educacional.

sentaditos, as y quietecitos, as

POR QUÉ DEBEMOS PRIVAR DE APOYO OFICIAL A LA ESCUELA

———————————

Escuela y violencia simbólica_ Pedro García Olivo

“El profesor no es una víctima más de la Falsa Conciencia;
es un agente, que agrede, de la Conciencia Desalmada:

sabe lo que hace, y sigue adelante.”

Mientras el monopolio de la “violencia física” legal recaía tradicionalmente en los aparatos represivos (Policía, Ejército) del Estado Capitalista, la “violencia simbólica” distinguía a los aparatos ideológicos (Escuela, Medios de Comunicación,…). Sin borrar este dualismo, el demofascismo ascendente está moviendo el dibujo

La invisibilización contemporánea de los mecanismos de poder y la dulcificación paralela de las figuras de autoridad han provocado, en la esfera escolar, un progresivo abandono de los procedimientos coactivos directos, inmediatos, flagrantes, y una promoción compensatoria de las estrategias sutiles, mediadas, difusas, que caen de lleno en el campo de una “violencia simbólica depurada”.

Las “pedagogías blancas” coetáneas sobreutilizan la “violencia simbólica opaca” hasta extremos de holocausto… Los cinco aspectos que vertebran toda práctica escolar acentúan, en las escuelas “reformadas”, su índole veladamente agresiva, tornándola psicológica, lingüística, procedimental.

Partiendo de la violencia originaria que subyace al postulado de laobligatoriedad de la asistencia” y que convierte a todo alumno en un “prisionero a tiempo parcial”, el temario, aún flexibilizado, cierra el círculo de una operación refinadamente agresora: instaura una policía de los discursos, un trabajo de selección de los referentes que vigila y pesquisa los intercambios comunicativos. En un tercer paso escalofriante, el sistema de la inducción amable “recluye” al estudiante en unadinámica participativa”, “implicación” que ahuyenta, del horizonte hipotético de su resistir, el odiado momento de la pasividad (no-escuchar y no-hablar). “Activados”, los alumnos ejercen de “auto-profesores”. Tal “activación” constituye, en rigor, una auténtica carnicería simbólica, una denegación estrictamente abyecta de la libertad del individuo, degradado en marioneta, títere patético, cobaya en un laboratorio.

expendedora de comida

Esta caricatura de sujeto autónomo que llamamos “estudiante participativo” alcanza el paroxismo de la auto-agresión haciéndose cargo de su propio proceso evaluador. La violencia inherente a toda forma de “examen” es ahora desatada, contra sí, por la propia víctima (auto-calificación), o por el conjunto de las víctimas (calificación por el grupo, por la clase…), o por un “pacto de honor” entre el victimario y el victimado (evaluación “consensuada”).

Por último, esa forma de maltrato simbólico que se cifra en la mentira elaborada, en la engañifa surtida por la Administración, hace creer al estudiante que se le requiere para la gestión democrática del Centro. La infamia de las asambleas, inevitablemente dirigidas por los adultos, concluye el perfil de esta inicua psico-bio-política “educativa”: control “indoloro” de los cuerpos y de las mentes, gobierno “incruento” del obrar y del pensar de la juventud confinada

Escuelas, profesores y pedagogías: el más cotidiano de los horrores_ Pedro García Olivo

¿Para educar, es preciso encerrar?: he aquí la justificación más zafia de la Escuela y uno de los dogmas fundacionales de la Pedagogía

Legitimado el encierro, los pedagogos podían definir su tarea: “amueblarlo”, “amenizarlo”, hasta “camuflarlo”… Pero la falsía es evidente: entre “educación” y “escolarización” hay una relación compleja y una asimetría irreparable, que desautoriza toda pretensión de identificación. No, no se encierra para educar. Se encierra para otras cosas y se educa de muchos otros modos.

La educación pasa, ocurre, acontece. Ni siquiera es “deconstruible”, cabría sostener en jerga de Derrida. Así como no podemos “desmontar” la Justicia, y sí el Derecho, se nos escapa la Educación pero no la Escuela. La Educación está siempre y en todas partes. Ya se la conceptúe como “moralización de las costumbres”, como “socialización”, como “transmisión cultural” o como “proceso de subjetivización”, la Educación no cesa y nunca falta. Y tenemos “educadores naturales”, como los padres; “educadores electivos”, como esos amigos que estimamos y escuchamos con especial atención; “educadores fortuitos”, como aquellas personas con las que chocamos y nos marcan duraderamente,… Y se ha conocido la “educación comunitaria”

Hay, además, otro tipo de educador, otra figura educativa, una figura entre muchas y un tipo entre tantos: el “profesor”… ¿Qué es un profesor? Es verdad que se trata de un “educador”. Pero concurre una circunstancia que lo particulariza y que lo desvela, ostenta un rango exclusivo… Nos encontramos ante un educador mercenario.

“Mercenario” en la doble acepción del término, política y económica. En lo político, se halla inscrito en la cadena de la autoridad, aparece tal un eslabón en el engranaje del despotismo. Su lema, en palabras de Julio Cortázar, sería este: “mandar para obedecer, obedecer para mandar”. En lo económico, porque, como recordó Steiner, proclama consagrarse a la Causa Buena, a la Causa Noble, a la Causa Justa de la Humanidad y, a continuación, pasa factura.

La Escuela (pública, moderna) surge en el siglo XIX para resolver un problema de orden público, para amoldar el material humano a las exigencias de la producción (la fábrica) y de la política (la democracia). Reforma moral de la población, tendente a forjar “buenos obreros” y “buenos ciudadanos”: ese fue su objeto. A partir de entonces, se abre una fisura descomunal, un hiato mayúsculo, en la historia de la transmisión del saber y de los procedimientos socializadores: se decreta la reclusión forzosa de la niñez y de la juventud, su confinamiento “educativo”. Desde esa hora y hasta hoy mismo, el “estudiante” se define como un prisionero a tiempo parcial

Pero a la infancia no se la enclaustró, sin más, para “educarla”. Se la encerró y se la encierra para otras cosas… La Escuela “sirve” para combatir y neutralizar las restantes esferas de transmisión cultural, las vías alternativas de socialización de los saberes, como apuntó A. Querrien -esferas y vías menos permeables a los proyectos político-ideológicos de la institucionalidad, a las proclividades adoctrinadoras del Estado. Como anti-calle, y para un mayor control de la subjetividad, la Escuela aspira a la hegemonía educativa.

La Escuela secuestra también para conferir a la “actuación pedagógica sobre la conciencia” la duración y la intensidad que requiere a fin de constituir hábitos y estructuras de carácter asimilados, y así lo denunció Bourdieu.
Y vale la Escuela, añadió Donzelot, para que la población “interiorice” la preeminencia del Estado, organización que impone el rapto temporal de la juventud y fuerza a los padres a cooperar en tal captura y en tal retención. He aquí los propósitos prioritarios de la encarcelación intermitente…

Todas las escuelas conocidas y concebibles aceptan este horror del encierro, esta miseria de la asistencia obligada. Da igual que se prediquen “cristianas” o “libertarias”… Las consecuencias sobre la psicología infantil de esa consentida clausura nunca serán analizadas con rigor desde los ámbitos académicos, pues manda la legitimación de la Escuela y para ella trabajan nuestros psicólogos, nuestros psiquiatras y nuestros pedagogos.

No es fácil hacer el mal a sabiendas. No es sencillo mantener prácticamente “inmovilizados”, o “movilizados” bajo coacción, a un atajillo de niños-reclusos; hablarles de lo que muy a menudo no les interesa; obligarlos a callar y luego obligarlos a hablar; evaluar su “escucha”, su “memoria”, sus “destrezas”; insultarlos desde la impunidad (“insuficiente”, “muy deficiente”, “suficiente”), etc., y regresar después a casa con la conciencia tranquila, el corazón intacto, la vida en paz… Se requería una disciplina que administrara el auto-engaño profesoral; que inoculara, a cada docente, esa dosis de “mentira vital” sin la cual, como apuntó Nietzsche, ningún ser humano puede soportar su jornada. Y apareció la Pedagogía, para persuadir al profesor de que laboraba en pos de la Causa Suprema del género humano, de que contribuía sustantivamente a la mejora de la sociedad, de que ejercía tal un vector de Progreso. Apareció, asimismo, para “readaptar” la máquina escolar a las distintas etapas, económicas y políticas, del Capitalismo; para “reformar” coyunturalmente los métodos, para optimizar las labores “reproductivas” de la Institución.

Toda pedagogía se definió, desde entonces, por este lado, como un “artificio para domar”, que diría Ferrer Guardia, y, por aquel, como “la bella mentirosa”, título de una película francesa. Justificaba el encierro domesticador y lo modernizaba.

——————————–

TRAMAS DE APRENDIZAJE_ Ivan Illich_ 

pdf…     TRAMAS DE APRENDIZAJE

…ofrecer a grandes masas humanas una oportunidad única: la de preservar el derecho de tener acceso parejo a los instrumentos tanto para aprender, como para compartir con otros lo que saben o creen. Pero esto exigiría que la revolución educacional estuviese guiada por ciertas metas:
1.-El liberar a las cosas, mediante la abolición del control que hoy ejercen unas personas e instituciones sobre sus valores educativos.
2.-El liberar la coparticipación de habilidades al garantizar la libertad de enseñarlas o de ejercitarlas a pedido.

3.-El liberar los recursos críticos y creativos de la gente por medio de una vuelta a la capacidad de las personas para convocar y organizar reuniones -capacidad crecientemente monopolizada por instituciones que afirman estar al servicio del público.
4.-El liberar al individuo de la obligación de moldear sus expectativas según los servicios ofrecidos por cualquier profesión establecida -proporcionándole la oportunidad de aprovechar la experiencia de sus iguales, y de confiarse al profesor, guía, consejero o curandero de su elección. La desescolarización de la sociedad difuminará inevitablemente las distinciones entre economía, educación y política, sobre las cuales se funda ahora la estabilidad del orden mundial actual y de las naciones.
Nuestra reseña de las instituciones educacionales nos lleva a modificar nuestra imagen del hombre. La criatura que las escuelas necesitan como cliente no tiene ni la autonomía ni la motivación para crecer por su cuenta. Podemos reconocer la escolarización como la culminación de una empresa prometeica, y hablar de su alternativa refiriéndonos a un mundo adecuado para que en él viva un hombre epimeteico. Si bien podemos especificar que la alternativa a los embudos escolásticos es un mundo al que unas verdaderas redes de comunicación hacen transparente, y si bien podemos especificar muy concretamente cómo funcionarían tales redes, podemos tan sólo esperar que reapareciese la naturaleza epimeteica del hombre. No podemos ni planificarla, ni producirla.

——————–

La desescolarización como activismo político_ Camy Matthay

“Goce y deleite, un credo simple para la infancia” Wordsworth

http://www40.brinkster.com/celtiberia/desescolarizacion.html

Educar sin escuela:

http://educacionlibre.org/inicimarc.htm

http://homeschoolingenmadrid.wordpress.com/

http://madalen.wordpress.com/2009/01/

http://librescomoelvolcan.blogspot.com/

———————————————————

Educación


HAY QUE ACABAR CON TODO ESTO. Todos sentimos la ausencia de comunidad, porque en realidad el compañerismo humano debe combatir, para poder existir siquiera remotamente, contra lo que significa realmente la “comunidad” dentro de la civilización _JOHN ZERZAN


Podemos virar en dirección a una revuelta optimista, apasionada y salvaje, que aspira a bailar sobre las ruinas de los relojes, los ordenadores y esa degradación de la imaginación y de la voluntad llamada trabajo.

JOHN ZERZAN

EL DICCIONARIO DEL NIHILISTA

El buenísmo, es tiranía del decoro que impide pensar o actuar por uno mismo; modo de interacción basado en la ausencia de juicio crítico o autonomía.

Todos preferimos aquello que es amigable, sincero, agradable. Bueno. Pero este mundo empobrecido, en verdadera crisis desde hace ya algún tiempo, debería obligarnos a reconsiderar todo de nuevo, radicalmente, ya que lo bueno puede ser lo falso.

Lo ‘bueno’ como el enemigo perfecto del pensamiento táctico o analítico.

El placer de la autenticidad existe solamente en contra de los principios de la sociedad

La tecnología es la suma de las mediaciones entre nosotros y el mundo natural, y la suma de las separaciones que median entre cada uno de nosotros y el otro.

Es la textura y la forma de la dominación en cualquier contexto de jerarquía y comercialización.

La cultura, normalmente descrita como la suma de costumbres, ideas, artes, patrones, etc. de determinada sociedad. A menudo se da como sinónimo de civilización, recordándonos que el cultivo -como la domesticación- forma también parte de ella

El tiempo, el lenguaje, la numeración, el arte… imposiciones culturales que han llegado a dominarnos a todos, con nuestra vidas dedicadas a ellas por completo.

En nuestra época postmoderna las actitudes más frecuentes son la indiferencia y el asco, mientras aumentan el consumo de drogas duras, el suicidio y la discapacidad emocional.

Pero el mito de la cultura se las arreglará para sobrevivir mientras nuestro sufrimiento, en constante crecimiento, no nos obligue a cuestionarlo, y así el cinismo perdurará mientras permitamos que la cultura ocupe el lugar de la vida no mediada.

zerzan

Salvaje es quien existe en un estado natural, como los animales y plantas que viven libremente; el que ha regresado al estado natural desde la domesticación.

No hay civilización sin una obligatoria renuncia a los instintos, sin una coerción monumental.

La división del trabajo es la fragmentación o reducción de la actividad humana en tareas separadas, origen de la alienación; la especialización básica que hace que la civilización aparezca y se desarrolle.

La división del trabajo ahoga nuestra experiencia, es el cimiento de nuestra impotencia ante el reino de los expertos, que tan agudamente sentimos hoy.

Con el sistema implantado en las fábricas, “el personaje-estructura del rebelde trabajador preindustrial o artesano fue violentamente sustituido por el del trabajador individual sumiso”

Mientras tanto, los perseverantes mitos de la “neutralidad” y de la “inevitabilidad” del desarrollo tecnológico son cruciales para sujetar a todos al yugo de la división del trabajo

A la pregunta” ¿Cuánta división del trabajo deberíamos tirar por la borda?”, la respuesta más lógica, en mi opinión, es “¿Cuánta plenitud queremos para nosotros y para el planeta?”

Quizá nunca haya existido una idea tan importante para la civilización occidental como la noción de progreso

La Era de la Información que vivimos es la cúspide del progreso, que representa una progresión en la división del trabajo, a partir de un tiempo anterior de mucha mayor capacidad de entendimiento sin mediación, pasando por el estado donde el conocimiento se convirtió en un simple instrumento de la totalidad represiva, hasta la actual era cibernética, donde lo único que queda son datos.

La ciencia, paradigma del progreso, ha aprisionado e interrogado a la naturaleza, mientras que la tecnología la ha sentenciado (también a la humanidad) a trabajos forzados.

Inteligencia y vida artificial. La metáfora del ordenador, que entiende la mente como una máquina procesadora de información y manipuladora de símbolos, ha determinado la aparición de una psicología que busca en las máquinas sus conceptos fundamentales. La psicología cognitiva se asienta en la orientación matemática o teoría de la información y en la ciencia de los ordenadores

El campo de la Inteligencia Artificial está ahora directamente relacionado con el de la psicología cognitiva y con la psicología de la mente. El modelo informático abarca desde las disciplinas académicas hasta el uso cotidiano

Una buena prueba de la creciente pasividad y del aislamiento en un mundo cada vez más vacío y artificial.

Aquellos que aún perciben la ‘tecnología como algo neutral’, como una simple herramienta que existe al margen de los valores dominantes y del sistema social, son culpables de ceguera frente a la voluntad aniquiladora de nuestra cultura en su viaje hacia la muerte.

Comunidad y Sociedad

Todos sentimos la ausencia de comunidad, porque en realidad el compañerismo humano debe combatir, para poder existir siquiera remotamente, contra lo que significa realmente la ‘comunidad ‘dentro de la civilización: La familia nuclear, la religión, la nacionalidad, el trabajo, la escuela, la propiedad, la especialización de los roles… toda “comunidad” superviviente desde la imposición de la civilización parece estar compuesta por alguna combinación de éstos términos.

Lo auténticamente social no puede coexistir con la domesticación.

El rechazo a la “comunidad “existente se podría tildar de aislamiento autoderrotista, pero siempre será preferible y más saludable que declarar nuestra lealtad a la construcción diaria de un mundo progresivamente autodestructivo.

El vacío consumista de la simulación y la manipulación de la alta tecnología deben su crecimiento a dos tendencias sociales en alza la especialización del trabajo y el aislamiento de los individuos.

La sociedad, que de ningún modo soportaría una inspección consciente, está estructurada precisamente para evitar esa misma revisión.

La lucha por una sociedad del cara a cara (si aún se pudiera llamar así) dentro del mundo natural, debe sustentarse en un entendimiento de la sociedad actual como una marcha fúnebre monolítica y global.

    EL FUTURO PRIMITIVO-

  DICCIONARIO DEL NIHILISTA

  HAY QUE ACABAR CON TODO ESTO

ANARCOPRIMITIVISMO

____________________________

Un pitillo en un minuto con John Zerzan

___________________________