ESCOLARIZACIÓN Y DOMA CONTRA EL APRENDIZAJE_ “…para la mayoría de los seres humanos, el derecho a aprender se ve restringido por la obligación de asistir a la escuela.”_ Ivan Illich.

Es la propia niñez lo que ha sido amputada, pues no se da lugar ni ocasión al niño y a la niña de vivir una infancia.

La búsqueda actual de nuevos embudos educacionales debe revertirse hacia la búsqueda de su antípoda institucional: tramas educacionales que aumenten la oportunidad para que cada cual transforme cada momento de su vida en un momento de aprendizaje, de compartir, de interesarse.” Ivan Illich

Siempre que nos ponemos a pensar sobre cualquier tema, ahora cuando pienso en educación, me enfrento al primer gran escollo, que

niños jugando en zona libre

entendemos por “educación”, cada cual ha hecho suya un significado singular de un significado oficial y aún existe otro significado natural o menos manipulado al que añadiremos las subjetivas asunciones por cada cual. Educación es ya una palabra cuya asociación con: tacto, maestría, respeto o consideración, o como: instrucción, adiestramiento, ilustración, corrección, civismo… Pero en manos oficiales se convierte en una palabra clave a la que se ha cambiado el sentido, aun así no podemos dejar de utilizarla

Llamaremos escolarización a la aplicación de ideas o normas prefijadas  sobre el significado de la realidad y sus enigmas y sobre todo a la manipulación de los comportamientos y la forma de desenvolverse en todos los aspectos de la vida.

Enseñar a cerca de los conocimientos y herramientas que van a ser precisas para enfrentarse a esa realidad, educaciónaprendizaje porque es una ayuda natural  a alguien que demanda en su actividad, apoyo o iniciación en  lo desconocido

La escolarización va ligada a un suministro de algo desde arriba,  representa la posición de poder de alguien preparado específicamente para ello,  que  se supone está en posesión del saber acerca de  todas las cosas sobre todo lo que le falta o necesitan los niños, as, jóvenes… con el único límite que el que se auto impongan, con la seguridad de que ellos y ellas todo lo ignora y por su propio bien han de acatar e incluso estimar la imposición que se ejerce sobre ellos y ellas. Los y las profesoras, a los que hacen creer los títulos que se les han otorgado que la manipulación de los  alumnos, as de edades sucesivas  que se echan en sus manos son un campo en barbecho ( literal) al cual se pueden aplicar todos los programas que les ordene “la autoridad pedagógica”,así como su propia ideología, sus propias neuras , manías, caprichos, sabiendo que no hay nada que les controle o limite, siempre que el maltrato sea psicológico, aunque no falta el castigo físico encubierto, y no haya “abusos sexuales”.

Por eso la escolarización es clave de la institución patriarcal y autoritaria, se manifiesta primero en la familia, continuando con la guardería, la escuela, el instituto o la FP, la universidad, la sanidad hospitalaria, la policía, la justicia, la prisión, el ejército, el partido, los  medios de comunicación, la iglesia y el mismo estado. Las instituciones que rigen nacimiento, vida y muerte de todo quisqui

——————————–

Pero en el principio está el nacer

hospital, ¿nido?

Consuela saber que no siempre hemos llegado al mundo con ese desconsolado llanto, que hubo un tiempo en el que nos recibían con calor los brazos de una madre llena de oxitocina y dispuesta a amamantar y a proteger a su cría con su propia vida y con el respaldo de toda su comunidad. Conforta saber que aun hay comunidades que conservan esa característica que compartimos con los mamíferos, cosa que, al menos en teoría, aun somos. Vivifica saber que aun hay quienes se empeñan en luchar para que esto siga así en sus vidas y por lo tanto en las de todos, as. Pero aquí y ahora casi nadie se ha librado del nacimiento hospitalario, donde se nos infringe la primera herida

Pasaremos por encima de la doma realizada en la familia bajo la presión de los usos del momento, es decir, la propaganda conductista-consumista, las imposiciones de la mafia médica y del propio estado que dicta desde sus instituciones lo que ha de hacerse o dejarse de hacer con la nueva criatura. Aumentando su presión cada día hasta arrancar del seno de su familia a las crías cada vez más temprano, tratando de evitar lo poco que queda en la familia de aprovechable, con mucha suerte un poco de cariño o protección, pero todo es demasiado si lo que se pretende es evitar a toda costa la crianza

Por eso, y aunque el cuerpo docente se esfuerza en refutarlo, la alienación de las crianzas está en manos del colegio, sin olvidar el poderoso trabajo que ejerce la televisión que ha tomado las casas. En realidad todas las niñas y niños de las últimas generaciones se han criado como huérfanos, as, mediopensionistas encerrados en  una institución, que no salvo por los dibujitos en las paredes, no se diferencia en esencia de las cárceles modernas, pues en esencia eso es lo que son, cárceles. Van a una casa por las noches donde se reúne la familia después de que cumplir todos con el horario laboral. Una doble vida en la cual el desconcierto es mayúsculo. Por más que en familia se esfuercen en reproducir una vida común, es imposible, pues la vida se pasa en los trabajos respectivos y la ansiedad y el desconocimiento mutuo es lo único que  encuentran, el poco tiempo que pasan juntos lo monopoliza la televisión

bien vigilados

En realidad lo que se ha cercenado no es solo el clan o comunidades donde se tenía el derecho de cuidar de los suyos a su manera, sino es la propia niñez lo que ha sido amputada, pues no se da lugar ni ocasión al niño y a la niña de vivir una infancia Se les obliga a actuar como aprendices de adultos, as en un mundo del que están siempre excluidos como lo que son. Se les atiborra de la civilización que desplaza al mundo de nunca jamás el crecer seguros rodeados de amor explorando el mundo con la curiosidad desbordante de los críos, as de siempre en otra realidad, el aprendizaje a demanda entre juegos y risas con las espaldas bien cubiertas por el amor incondicional

El colegio es una cárcel para las crías humanas donde se les interna para apartarles de la infancia, que es considerada una peligrosa etapa improductiva y contraproducente, que no puede quedar fuera del control. Se les priva de la libertad de disponer del entorno, de recorrerlo al tiempo que aprenden. Así se les aplican la cruel y castrante educación sin ojos que lo observen que no hayan sido comprados para calla, ni nadie que los proteja y allí viven un horror sin fin que condicionará sus vidas

La tristeza y la indefensión que sienten ante tal atropello son tan desoladoras que tienen que acorazarse para sobrevivir, están solos, as, sin madres, ni padres, sin sus seres cercanos, unas personas desconocidas les imponen su estructura sin contemplaciones y no pueden hacer nada, solo someterse y resignarse. Es la nueva herida en la que no dejarán de hurgar mientras dure el secuestro, entre quince y dieciocho años de escolarización, y más si “siguen estudiando” y después, se les considerará preparados, as para incorporarse al mundo del trabajo, si “tienen suerte”. No importa lo que se sea o lo que se sepa hacer, lo que se aprende fuera de la escuela no se admite como conocimiento, preparación o experiencia, de hecho solo los títulos consumidos tienen un valor acumulativo.

la escuela colonizadora- AKROFROM KUMASI

Los principales objetivos de la escolarización son, en primer lugar la asunción de la injusticia y la arbitrariedadcomo algo ineludible, reprimiendo la rebeldía y la protesta  contrariando el sentido común que aún tienen. Eso facilitará la aceptación de la autoridad patriarcal impuesta a todos los niveles y la asunción de la estructura piramidal de poder. En tan largas jornadas que aseguran automatismos, se enseña a vivir la cotidianidad cuartelaria: disciplina, normas arbitrarias, favoritismos, segregación de las minorías, comida basura, obediencia ciega, asumiendo la autocensura como control natural y necesario.  Consecuencia aceptarán como “naturales” las demás instituciones del estado

La escolarización obligatoria es la mayor garantía para la producción de individualidades, calcadas unas de otras, atomizadas, temerosas de todo y acostumbradas a la obediencia, a la resignación a la injusticia, a aceptar todo lo que se les suministra, habiendo perdido ya todo interés o curiosidad, horrorizadas ante lo inédito, con la única aspiración de que se les permita llevar la vida que desean, la que se les ha dicho que tienen que desear

La institución de la enseñanza obligatoria pretende ser una fábrica de los subhumanos que ha necesitado el capitalismo

 Funcionarios, as docentes son los ejecutores del plan fijado, realizan su labor por devoción a una posición y un sueldo

Niños jugando_ goya

privilegiados, a cambio han de ejecutar su tarea: domesticar las hordas de vida  que se recluta cada año y convertirlos en pasmadas camadas de carne de cañón o taimados supervivientes dispuestos a medrar a cualquier precio.

Fracasan casi siempre, pero el daño del que son ejecutores, cómplices, o innovadores es  inconmensurable

——————————-

Curriculum oculto_ Ivan Illich

Para poder ver claramente las disyuntivas a que nos enfrentamos, debemos primero distinguir entre el aprendizaje y la escolaridad, lo cual significa separar el objetivo humanístico del maestro del impacto de la estructura invariante de la escuela. Esa estructura oculta constituye una forma de instrucción  que el maestro o el consejo de la escuela nunca llegan a controlar.  Transmite indeleblemente el mensaje de que sólo a través de la escuela podrá el individuo  prepararse para la vida adulta en la sociedad, que lo que no se enseña en la escuela carece de valor, y que lo que se aprende fuera de la escuela no vale la pena aprenderlo.

Yo lo llamo el curriculum oculto de la escolaridad porque constituye el marco inalterable del sistema, dentro del cual se hacen todos los cambios en el curriculum. El curriculum oculto siempre es el mismo, cualquiera que sea la escuela o el lugar. Obliga a todos los niños de cierta edad a congregarse en grupos de alrededor de treinta, bajo la autoridad de un maestro autorizado, durante quinientas, mil o más horas al año. No importa si el curriculum esté diseñado para enseñar los principios del fascismo, el liberalismo, el catolicismo, el socialismo, o la liberación, mientras la institución reclame la autoridad de definir cuáles actividades son las que considera “educación” legítima.

No importa si el propósito de la escuela es producir ciudadanos soviéticos o norteamericanos, mecánicos, o doctores mientras no se pueda ser un ciudadano o doctor si no se ha graduado. No importa si todas las reuniones ocurren en el mismo lugar mientras se consideren una asistencia: cortar caña es trabajo para los cañeros, corrección para los prisioneros, y parte del curriculum para los estudiantes. Lo que importa en el currículum oculto es que los estudiantes aprendan  que la educación es valiosa cuando se adquiere en la escuela a través de un proceso graduado del consumo; que el grado de éxito de que disfrutará el individuo en sociedad depende de la cantidad de conocimientos que consume; y que los conocimientos sobre el mundo son más valiosos que los conocimientos adquiridos del mundo.

La imposición de este curriculum oculto dentro de un programa educativo distingue la escolarización de otras formas de educación planeada. Todos los sistemas escolares del mundo tienen características comunes en relación a su producto institucional, y éstos son el resultado del curriculum oculto común de todas las escuelas.

Debe entenderse claramente que el currículum oculto de las escuelas traduce la enseñanza de una actividad en una mercancía cuyo mercado se monopoliza por la escuela. El nombre que ahora damos a esta mercancía es “educación”, producto cuantificado y acumulativo de unan institución profesionalmente diseñada denominada escuela, cuyo valor puede medirse por la duración y lo costoso de la aplicación de un proceso (el curriculum oculto) al estudiante. El graduado de una universidad locuaz y el que recibe un título de una universidad famosa podrán haber adquirido 135 créditos en cuatro años, pero están totalmente conscientes del valor diferencial de su acervo de conocimiento. 

En las calle ya no se juega

———————————

La sociedad desescolarizada_ Ivan Illich, pdf:  IvnIllich_lasociedaddesescolarizada

———————————-

Aviso a la vida sobre la muerte que gobierna los centros del saber que se sabe o burocrático

Ellos no son sino las ideas dominantes, que gobiernan sin hilos tanto a dirigentes como a súbditos. Ideas conocidas bajo muchos nombres: Ideología, Progreso, Promoción, Fe, Nacionalismo o Futuro. Y su esencia es la misma: el absolutismo del círculo -la necesidad-, el aplazamiento del placer presente. Ellos continúan vigilando, reprimiendo, castigando a quien cuestiona lo absoluto de sus referenciales. Estudiando. Ahora espían a través de su agente más secreto: uno mismo. Un funcionario con licencia para matar, desde luego. Misión: mutilarse en el interior de los centros del saber. STOP. Someterse al implante de ojos muertos. STOP.

CENTROS DEL SABER BUROCRÁTICO.Subsuelo

——————————–

¿POR QUÉ DEBEMOS PRIVAR DE APOYO OFICIAL A LA ESCUELA?

Los adiestran ( a los estudiantes) a confundir proceso y sustancia. Una vez que estos dos términos se hacen indistintos, se adopta una nueva lógica: cuanto más tratamiento haya, tanto mejor serán los resultados. Al alumno se le “escolariza” de ese modo para confundir enseñanza con saber

A su imaginación se la “escolariza” para que acepte servicio en vez de valor.

 La salud, el saber, la dignidad, la independencia y el quehacer creativo quedan definidos como poco más que el desempeño de las instituciones que afirman servir a estos fines

la institucionalización de los valores conduce inevitablemente a la contaminación física, a la polarización social y a la impotencia psicológica: tres dimensiones en un proceso de degradación global y de miseria modernizada. Explicaré cómo este proceso de degradación se acelera cuando unas necesidades no materiales son transformadas en demanda de bienes; cuando a la salud, a la educación, a la movilidad personal, al bienestar o a la cura psicológica se las define como el resultado de servicios o de “tratamientos”.

No sólo la educación sino la propia realidad social han llegado a ser escolarizadas.

desescolarizados

Tanto el pobre como el rico dependen de escuelas y hospitales que guían sus vidas, forman su visión del mundo y definen para ellos qué es legítimo y qué no lo es. Ambos consideran irresponsable el medicamentarse uno mismo, y ven a la organización comunitaria, cuando no es pagada por quienes detentan la autoridad, como una forma de agresión y subversión. Para ambos grupos, el apoyarse en el tratamiento institucional hace sospechoso el logro independiente

Las burocracias del bienestar social pretenden un monopolio profesional, político y financiero sobre la imaginación social, fijando normas sobre qué es valedero y qué es factible. Este monopolio está en las raíces de la modernización de la pobreza. Cada necesidad simple para la cual se halla una respuesta institucional permite la invención de una nueva clase de pobres y una nueva definición de la pobreza. Hace diez años, lo normal en México era nacer y morir uno en su propia casa, y ser enterrado por sus amigos

Ahora, el comenzar y acabar la vida en casa se convierten en signos, ya sea de pobreza, ya sea de privilegio especial. El morir y la muerte han venido a quedar bajo la administración institucional del médico y de los empresarios de pompas fúnebres.

Una vez que una sociedad ha convertido ciertas necesidades básicas en demandas de bienes producidos científicamente, la pobreza queda definida por normas que los tecnócratas cambian a su tamaño. La pobreza se refiere entonces a aquellos que han quedado cortos respecto de un publicitado ideal de consumo en algún aspecto importante

Debería ser obvio el que incluso con escuelas de igual calidad un niño pobre rara vez se pondrá a la par de uno rico. Incluso si asisten a las mismas escuelas y comienzan a la misma edad, los niños pobres carecen de la mayoría de las oportunidades educativas de que dispone al parecer el niño rico… el estudiante más pobre se quedará atrás en tanto dependa de la escuela para progresar o aprender

en las calle ya no se juega

La mayoría de los países han llegado al punto de “despegue” hacia el desarrollo económico y el consumo competitivo y, por lo tanto, hacia la pobreza modernizada: sus ciudadanos aprenden a pensar como ricos y vivir como pobres. En estos países la mayoría ya está enviciada con la escuela, es decir, han sido “escolarizados” para sentirse inferiores respecto del que tiene una mejor escolaridad

la sola existencia de la escuela desanima al pobre y le invalida para asir el control de su propio aprendizaje. En todo el mundo la escuela tiene un efecto antieducacional sobre la sociedad: se reconoce a la escuela como la institución que se especializa en educación.

El trabajo, el tiempo libre, la política, la vida ciudadana e incluso la vida familiar, dependen de las escuelas, en lo concerniente a los hábitos y conocimientos que presuponen

La escuela obligatoria polariza inevitablemente una sociedad; califica asimismo a las naciones del mundo según un sistema internacional de castas. A los países se los califica como castas cuya dignidad la determina el promedio de años de escolaridad de sus ciudadanos, tabla de calificación que se relaciona íntimamente con el producto nacional bruto per cápita, y es mucho más dolorosa.

La existencia misma de las escuelas obligatorias divide cualquier sociedad en dos ámbitos: ciertos lapsos, procesos, tratamientos y profesiones son “académicos” y “pedagógicos”, y otros no lo son. Así, el poder de la escuela para dividir la realidad social no conoce límites: la educación se hace no terrenal, en tanto que el mundo se hace no educacional.

sentaditos, as y quietecitos, as

POR QUÉ DEBEMOS PRIVAR DE APOYO OFICIAL A LA ESCUELA

———————————

Escuela y violencia simbólica_ Pedro García Olivo

“El profesor no es una víctima más de la Falsa Conciencia;
es un agente, que agrede, de la Conciencia Desalmada:

sabe lo que hace, y sigue adelante.”

Mientras el monopolio de la “violencia física” legal recaía tradicionalmente en los aparatos represivos (Policía, Ejército) del Estado Capitalista, la “violencia simbólica” distinguía a los aparatos ideológicos (Escuela, Medios de Comunicación,…). Sin borrar este dualismo, el demofascismo ascendente está moviendo el dibujo

La invisibilización contemporánea de los mecanismos de poder y la dulcificación paralela de las figuras de autoridad han provocado, en la esfera escolar, un progresivo abandono de los procedimientos coactivos directos, inmediatos, flagrantes, y una promoción compensatoria de las estrategias sutiles, mediadas, difusas, que caen de lleno en el campo de una “violencia simbólica depurada”.

Las “pedagogías blancas” coetáneas sobreutilizan la “violencia simbólica opaca” hasta extremos de holocausto… Los cinco aspectos que vertebran toda práctica escolar acentúan, en las escuelas “reformadas”, su índole veladamente agresiva, tornándola psicológica, lingüística, procedimental.

Partiendo de la violencia originaria que subyace al postulado de laobligatoriedad de la asistencia” y que convierte a todo alumno en un “prisionero a tiempo parcial”, el temario, aún flexibilizado, cierra el círculo de una operación refinadamente agresora: instaura una policía de los discursos, un trabajo de selección de los referentes que vigila y pesquisa los intercambios comunicativos. En un tercer paso escalofriante, el sistema de la inducción amable “recluye” al estudiante en unadinámica participativa”, “implicación” que ahuyenta, del horizonte hipotético de su resistir, el odiado momento de la pasividad (no-escuchar y no-hablar). “Activados”, los alumnos ejercen de “auto-profesores”. Tal “activación” constituye, en rigor, una auténtica carnicería simbólica, una denegación estrictamente abyecta de la libertad del individuo, degradado en marioneta, títere patético, cobaya en un laboratorio.

expendedora de comida

Esta caricatura de sujeto autónomo que llamamos “estudiante participativo” alcanza el paroxismo de la auto-agresión haciéndose cargo de su propio proceso evaluador. La violencia inherente a toda forma de “examen” es ahora desatada, contra sí, por la propia víctima (auto-calificación), o por el conjunto de las víctimas (calificación por el grupo, por la clase…), o por un “pacto de honor” entre el victimario y el victimado (evaluación “consensuada”).

Por último, esa forma de maltrato simbólico que se cifra en la mentira elaborada, en la engañifa surtida por la Administración, hace creer al estudiante que se le requiere para la gestión democrática del Centro. La infamia de las asambleas, inevitablemente dirigidas por los adultos, concluye el perfil de esta inicua psico-bio-política “educativa”: control “indoloro” de los cuerpos y de las mentes, gobierno “incruento” del obrar y del pensar de la juventud confinada

Escuelas, profesores y pedagogías: el más cotidiano de los horrores_ Pedro García Olivo

¿Para educar, es preciso encerrar?: he aquí la justificación más zafia de la Escuela y uno de los dogmas fundacionales de la Pedagogía

Legitimado el encierro, los pedagogos podían definir su tarea: “amueblarlo”, “amenizarlo”, hasta “camuflarlo”… Pero la falsía es evidente: entre “educación” y “escolarización” hay una relación compleja y una asimetría irreparable, que desautoriza toda pretensión de identificación. No, no se encierra para educar. Se encierra para otras cosas y se educa de muchos otros modos.

La educación pasa, ocurre, acontece. Ni siquiera es “deconstruible”, cabría sostener en jerga de Derrida. Así como no podemos “desmontar” la Justicia, y sí el Derecho, se nos escapa la Educación pero no la Escuela. La Educación está siempre y en todas partes. Ya se la conceptúe como “moralización de las costumbres”, como “socialización”, como “transmisión cultural” o como “proceso de subjetivización”, la Educación no cesa y nunca falta. Y tenemos “educadores naturales”, como los padres; “educadores electivos”, como esos amigos que estimamos y escuchamos con especial atención; “educadores fortuitos”, como aquellas personas con las que chocamos y nos marcan duraderamente,… Y se ha conocido la “educación comunitaria”

Hay, además, otro tipo de educador, otra figura educativa, una figura entre muchas y un tipo entre tantos: el “profesor”… ¿Qué es un profesor? Es verdad que se trata de un “educador”. Pero concurre una circunstancia que lo particulariza y que lo desvela, ostenta un rango exclusivo… Nos encontramos ante un educador mercenario.

“Mercenario” en la doble acepción del término, política y económica. En lo político, se halla inscrito en la cadena de la autoridad, aparece tal un eslabón en el engranaje del despotismo. Su lema, en palabras de Julio Cortázar, sería este: “mandar para obedecer, obedecer para mandar”. En lo económico, porque, como recordó Steiner, proclama consagrarse a la Causa Buena, a la Causa Noble, a la Causa Justa de la Humanidad y, a continuación, pasa factura.

La Escuela (pública, moderna) surge en el siglo XIX para resolver un problema de orden público, para amoldar el material humano a las exigencias de la producción (la fábrica) y de la política (la democracia). Reforma moral de la población, tendente a forjar “buenos obreros” y “buenos ciudadanos”: ese fue su objeto. A partir de entonces, se abre una fisura descomunal, un hiato mayúsculo, en la historia de la transmisión del saber y de los procedimientos socializadores: se decreta la reclusión forzosa de la niñez y de la juventud, su confinamiento “educativo”. Desde esa hora y hasta hoy mismo, el “estudiante” se define como un prisionero a tiempo parcial

Pero a la infancia no se la enclaustró, sin más, para “educarla”. Se la encerró y se la encierra para otras cosas… La Escuela “sirve” para combatir y neutralizar las restantes esferas de transmisión cultural, las vías alternativas de socialización de los saberes, como apuntó A. Querrien -esferas y vías menos permeables a los proyectos político-ideológicos de la institucionalidad, a las proclividades adoctrinadoras del Estado. Como anti-calle, y para un mayor control de la subjetividad, la Escuela aspira a la hegemonía educativa.

La Escuela secuestra también para conferir a la “actuación pedagógica sobre la conciencia” la duración y la intensidad que requiere a fin de constituir hábitos y estructuras de carácter asimilados, y así lo denunció Bourdieu.
Y vale la Escuela, añadió Donzelot, para que la población “interiorice” la preeminencia del Estado, organización que impone el rapto temporal de la juventud y fuerza a los padres a cooperar en tal captura y en tal retención. He aquí los propósitos prioritarios de la encarcelación intermitente…

Todas las escuelas conocidas y concebibles aceptan este horror del encierro, esta miseria de la asistencia obligada. Da igual que se prediquen “cristianas” o “libertarias”… Las consecuencias sobre la psicología infantil de esa consentida clausura nunca serán analizadas con rigor desde los ámbitos académicos, pues manda la legitimación de la Escuela y para ella trabajan nuestros psicólogos, nuestros psiquiatras y nuestros pedagogos.

No es fácil hacer el mal a sabiendas. No es sencillo mantener prácticamente “inmovilizados”, o “movilizados” bajo coacción, a un atajillo de niños-reclusos; hablarles de lo que muy a menudo no les interesa; obligarlos a callar y luego obligarlos a hablar; evaluar su “escucha”, su “memoria”, sus “destrezas”; insultarlos desde la impunidad (“insuficiente”, “muy deficiente”, “suficiente”), etc., y regresar después a casa con la conciencia tranquila, el corazón intacto, la vida en paz… Se requería una disciplina que administrara el auto-engaño profesoral; que inoculara, a cada docente, esa dosis de “mentira vital” sin la cual, como apuntó Nietzsche, ningún ser humano puede soportar su jornada. Y apareció la Pedagogía, para persuadir al profesor de que laboraba en pos de la Causa Suprema del género humano, de que contribuía sustantivamente a la mejora de la sociedad, de que ejercía tal un vector de Progreso. Apareció, asimismo, para “readaptar” la máquina escolar a las distintas etapas, económicas y políticas, del Capitalismo; para “reformar” coyunturalmente los métodos, para optimizar las labores “reproductivas” de la Institución.

Toda pedagogía se definió, desde entonces, por este lado, como un “artificio para domar”, que diría Ferrer Guardia, y, por aquel, como “la bella mentirosa”, título de una película francesa. Justificaba el encierro domesticador y lo modernizaba.

——————————–

TRAMAS DE APRENDIZAJE_ Ivan Illich_ 

pdf…     TRAMAS DE APRENDIZAJE

…ofrecer a grandes masas humanas una oportunidad única: la de preservar el derecho de tener acceso parejo a los instrumentos tanto para aprender, como para compartir con otros lo que saben o creen. Pero esto exigiría que la revolución educacional estuviese guiada por ciertas metas:
1.-El liberar a las cosas, mediante la abolición del control que hoy ejercen unas personas e instituciones sobre sus valores educativos.
2.-El liberar la coparticipación de habilidades al garantizar la libertad de enseñarlas o de ejercitarlas a pedido.

3.-El liberar los recursos críticos y creativos de la gente por medio de una vuelta a la capacidad de las personas para convocar y organizar reuniones -capacidad crecientemente monopolizada por instituciones que afirman estar al servicio del público.
4.-El liberar al individuo de la obligación de moldear sus expectativas según los servicios ofrecidos por cualquier profesión establecida -proporcionándole la oportunidad de aprovechar la experiencia de sus iguales, y de confiarse al profesor, guía, consejero o curandero de su elección. La desescolarización de la sociedad difuminará inevitablemente las distinciones entre economía, educación y política, sobre las cuales se funda ahora la estabilidad del orden mundial actual y de las naciones.
Nuestra reseña de las instituciones educacionales nos lleva a modificar nuestra imagen del hombre. La criatura que las escuelas necesitan como cliente no tiene ni la autonomía ni la motivación para crecer por su cuenta. Podemos reconocer la escolarización como la culminación de una empresa prometeica, y hablar de su alternativa refiriéndonos a un mundo adecuado para que en él viva un hombre epimeteico. Si bien podemos especificar que la alternativa a los embudos escolásticos es un mundo al que unas verdaderas redes de comunicación hacen transparente, y si bien podemos especificar muy concretamente cómo funcionarían tales redes, podemos tan sólo esperar que reapareciese la naturaleza epimeteica del hombre. No podemos ni planificarla, ni producirla.

——————–

La desescolarización como activismo político_ Camy Matthay

“Goce y deleite, un credo simple para la infancia” Wordsworth

http://www40.brinkster.com/celtiberia/desescolarizacion.html

Educar sin escuela:

http://educacionlibre.org/inicimarc.htm

http://homeschoolingenmadrid.wordpress.com/

http://madalen.wordpress.com/2009/01/

http://librescomoelvolcan.blogspot.com/

———————————————————

Educación



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s